Cómo cambiar el codo de la tubería de desagüe debajo de un fregadero

Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Cuando el codo de la tubería de desagüe debajo del fregadero está viejo y tiene fugas, puede ser muy molesto, además de dañar todo lo que se encuentre debajo de él. Una tubería obstruida también puede causar problemas. La parte más baja del codo atrapa toda la suciedad del desagüe y una vez que se llena, el agua comienza a irse más lentamente y esto puede generar fugas. Sin embargo, no necesitarás llamar a un plomero; puedes cambiar el codo tú mismo con algunas herramientas básicas.

Paso 1

Cubre el fregadero con un balde. No debes cortar el agua para hacer este trabajo, pero asegúrate de que nadie abra los grifos mientras estés trabajando. También asegúrate de tener un codo de repuesto del diámetro correcto. Puede que quieras quitar el viejo primero y llevarlo a la ferretería para comprar uno igual.

Paso 2

Afloja la tuerca superior y la inferior que conectan el codo al resto de la tubería. Intenta con las pinzas primero, especialmente si la tubería es de PVC, pero si no son lo suficientemente grandes o fuertes, usa la llave de caños para aflojarlas. Los codos de metal normalmente necesitan de una llave de caños, aunque quizás puedas quitarlos con un par de pinzas grandes y fuertes.

Paso 3

Ponte los guantes de goma para evitar las bacterias del líquido que esté dentro de la vieja tubería que desconectarás. Coloca un recipiente viejo debajo de ella. Quita el codo viejo de la tubería y seca los extremos con un trapo.

Paso 4

Envuelve las roscas de la tubería con cinta de teflón. Esta cinta servirá para que el codo quede bien sujeto y se reduzcan las probabilidades de que haya fugas. Coloca el nuevo codo en su lugar y comienza a enroscar las tuercas con las manos. Asegúrate de que la rosca en el codo esté derecha y no torcida. Las tuercas deben ajustarse fácilmente. Si no es así, aflójalas y alinea el codo con las roscas de las tuberías hasta que las tuercas enrosquen. Una vez que las hayas ajustado con las manos, apriétalas con las pinzas o con la llave de caños.

Paso 5

Prueba el codo para ver si hay fugas abriendo el agua y dejándola correr mientras lo miras. Puedes usar papel tisú para comprobar que no haya humedad alrededor de tus nuevas conexiones. Llena el fregadero hasta la mitad con agua y deja que se vaya por la tubería de una sola vez. Esto hará que, si no has apretado las tuercas correctamente, se produzca una pérdida y puedas encontrarla. Si las tuercas están flojas, apriétalas. Si no han sido ajustadas de forma correcta sobre la rosca, aflójalas y vuelva a colocarlas, asegurándote de que estén derechas.

Más reciente

×