Cómo combatir el olor a quemado en las estufas

••• Jupiterimages/Comstock/Getty Images

No es inusual que una estufa desprenda un olor suave cuando se enciende en el comienzo de la temporada de calefacción. Si persiste el olor a quemado después de unos minutos, es extraordinariamente desagradable, o crea humo, es muy probable que la estufa requiera mantenimiento. En algunos casos, puede haber una solución sencilla que incluya procedimientos básicos de mantenimiento, en otros, el problema puede ser más complejo y requiere los servicios de un profesional. Antes de hacer esa llamada, comprueba si existen problemas de menor importancia.

Passo 1

Corta la alimentación en el disyuntor, y usa el accesorio de la manguera de una aspiradora de tamaño grande o una aspiradora de mano para limpiar el polvo dentro de la unidad antes de arrancar la estufa para la temporada. Durante la temporada baja, el polvo se puede acumular dentro y fuera de la unidad. Cuando el aparato se pone en marcha en un clima más frío, el olor inicial puede ser el olor del polvo quemado. Evita perjudicar el cableado.

Passo 2

Quita el filtro y aspira a fondo, o cámbialo por un nuevo filtro. La acumulación de polvo, suciedad y hollín en un filtro puede causar que la estufa emita olor a quemado.

Passo 3

Comprueba las rejillas de ventilación y conductos. Los respiraderos o conductos desalineados o rotos, pueden causar mal olor debido a la quema indebida, y con el tiempo pueden dar lugar a la acumulación de monóxido de carbono que es mortal.

Passo 4

Consulta el manual para ver si el motor requiere lubricación ocasional, y lubrica el motor si es necesario. El olor a humo o electricidad puede ocurrir si el motor no está funcionando correctamente.

Passo 5

Usa un cepillo de cerdas duras para eliminar la suciedad quemada en los quemadores antes de poner en marcha la estufa. La acumulación de suciedad y hollín en los quemadores puede causar olor a quemado.

Más reciente

×