Cómo congelar las ciruelas

Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Congelar ciruelas frescas es una forma sencilla de guardarlas para usarlas en el futuro, sobre todo si tienes la suerte de tener fruta extra. Es bastante fácil de hacer y el proceso te da la oportunidad de endulzarlas a gusto y de empacarlas en los recipientes que selecciones. Una vez congeladas, las ciruelas durarán para unos 12 meses. Pueden ser utilizados para las recetas de tartas y pasteles, o simplemente se las puede descongelar para poder comerlas. Serán un regalo bienvenido cuando la fruta fresca sea limitada y cara en el invierno.

Step 1

Lava y seca las ciruelas. Pélalas si lo deseas. Retira los huesos cortando la fruta por la mitad. Pon el azúcar en una olla y agrega el agua. Calienta gradualmente hasta lograr la ebullición mientras agitas para disolver el azúcar. Retira del fuego y deja enfriar.

Step 2

Agrega el jugo de limón. Pon las ciruelas en recipientes para congelar y vierte el jarabe enfriado por encima de ellos. Deja 1/2 pulgada (12, 7 mm) de espacio en la parte superior para que el jarabe se expanda durante la congelación.

Step 3

Ponle las tapas a los envases. Etiquétalas con el marcador y ponlas en el congelador. Úsalas hasta después de un año.

×