Cómo conservar el diente extraído de un niño

••• Ryan McVay/Photodisc/Getty Images

Perder los dientes de leche es un hito significativo y sentimental de la infancia. Los niños suelen perder su primer diente de bebé a la edad de seis o siete años. Los dientes de leche caen para dejar espacio a los dientes permanentes y con 12 o 13 años la mayoría de los niños han perdido todos los dientes de leche. No obstante, no es raro que un niño retenga uno o dos dientes y en estos casos un dentista debe extraer estos dientes restantes. La perspectiva de tener que sacar un diente puede ser aterradora para un niño. Sugerir a tu hijo que guarde el diente puede hacer que la experiencia sea menos aterradora e incluso excitante. Tu hijo puede mostrar el diente a sus amigos y guardarlo como recuerdo. Conservar un diente es posible con unos sencillos pasos.

Passo 1

Informa al dentista de tu hijo sus deseos de conservar el diente extraído.

Passo 2

Coloca el diente en una toalla de papel para el viaje a casa desde la consulta del dentista.

Passo 3

Mezcla agua y jabón en un tazón. Frota el diente suavemente con un cepillo de dientes y, a continuación, sécalo con una toalla de papel.

Passo 4

Deja el diente a un lado y prepara un tazón pequeño con alcohol.

Passo 5

Limpia el diente con el alcohol. Este paso produce una limpieza profunda.

Passo 6

Seca el diente y colócalo en un recipiente de almacenamiento.

Más reciente

×