Cómo cuidar de los crisantemos en macetas

•••

Las flores amarillas, marrones, rojas y naranjas de los crisantemos son un signo inequívoco de que el otoño se acerca. Esta planta, miembro de la familia de las margaritas, añadirá un toque de color a tu porche, patio o balcón. Dispénsale unos pocos cuidados a lo largo de la primavera y el verano y el crisantemo te recompensará en otoño con un despliegue de coloridas flores.

Passo 1

Pon los crisantemos a pleno sol y mantén la tierra húmeda y bien drenada. Procura que el contenedor no llegue a secarse. No pongas debajo de él un platillo; para optimizar el drenaje, utiliza unos pies para macetas.

Passo 2

Proporciónales a los crisantemos un ligero abonado utilizando un fertilizante completo cada tres semanas hasta que llegue la floración. Una vez que los crisantemos hayan comenzado a florecer, abónalos ligeramente una vez a la semana.

Passo 3

Pinza las plantas de vez en cuando durante el verano. Así estarán más espesas y tendrán una mayor floración en la siguiente temporada.

Passo 4

Durante la floración, ve pinzando las flores muertas para eliminarlas. Pódalas una vez terminada la época de floración.

Passo 5

Retira el crisantemo del contenedor antes del invierno si vives en un clima frío. Tendrás que plantarlo en el suelo y cubrirlo con mantillo para evitar que se congele. También puedes llevarlo al interior hasta la llegada de la primavera. Debes seguir poniéndolo en un lugar soleado y proporcionarle agua abundante. Si el clima es más cálido, puedes trasladarlo a alguna zona a cubierto para pasar el invierno.

Passo 6

Trasplanta los crisantemos a medida que vayan creciendo dividiendo el cepellón por la mitad y pasando a otras macetas ambas mitades.

Más reciente

×