Cómo cuidar a una tortuga mediterránea

BananaStock/BananaStock/Getty Images

La tortuga mediterránea es una especia de Europa Central que es una buena opción activa e interactiva como mascota para herpetólogos principiantes. Sin embargo, viven un largo tiempo (alrededor de 35 años), haciendo que el cuidarlas sea un compromiso a largo plazo. Requieren más espacio que otras mascotas reptiles. Un corral de 6 pies (1,82 m) por 4 pies (1,21 m) es adecuado para ellas, pero debes hacerlo seguro contra predadores y construirlo de forma tal que la tortuga no pueda excavar hacia afuera o huir. Puedes mantener a las crías en un vivero, pero las tortugas mediterráneas adultas necesitan zonas resguardadas y al aire libre para mantenerse en condiciones óptimas.

Hábitat

Paso 1

Dale espacio a la tortuga mediterránea para que pueda recorrer, con áreas tanto soleadas como a la sombra.

Paso 2

Incluye una casa o un espacio cubierto donde se pueda esconder.

Paso 3

Provee rangos de temperatura específicos. Temperaturas de aire de 70 a 90 grados Fahrenheit (21,11 a 32,22 grados Celsius) durante el día y 60 a 65 F (15,55 a 18,33 grados Celsius) durante la noche, con un lugar para relajarse que llegue de 90 a 95 F (32,22 a 35 C) grados (así pueden tener suficiente calor para digerir su comida) y una humedad relativa constante del 30% al 50%.

Paso 4

Recuerda que estas tortugas vienen de un clima seco y mediterráneo, y no estarían bien en lugares con superficies húmedas o pantanosas.

Comida

Paso 1

Bríndale vegetales silvestres frescos en forma de hierbas comestibles, tales como dientes de león y pasto. Las tortugas son vegetarianas y necesitan poca grasa o proteína en su dieta.

Paso 2

Sólo dale comida que no tenga pesticidas.

Paso 3

Compra lechuga romana, escarola y col rizada de la tienda si la comida silvestre no está disponible. Dale zanahoria rallada y pequeños trozos de repollo, brócoli y espinacas.

Paso 4

Olvídate de las frutas en el menú, ya que les resulta difícil digerirlas.

Paso 5

Dale alimentos comerciales para tortuga, y proporciónale suplementos de calcio dándole huesos de sepia.

Agua

Paso 1

Asegúrate de que tenga agua limpia y fresca en todo momento, pero no te sorprendas si la tortuga bebe de los charcos de agua después de una lluvia.

Paso 2

Dale a tu tortuga mediterránea la oportunidad de remojarse en aguas poco profundas por unos minutos algunas veces a la semana, especialmente en climas secos, si es que no tiene una piscina disponible a toda hora.

Paso 3

Cambia el agua a diario y limpia la piscina (si es que hay una) regularmente, removiendo residuos y algas.

Unión

Paso 1

Dale hogar a un macho y a dos o tres hembras. Si hay sólo una hembra, el macho puede intimidarla. Las tortugas son solitarias por naturaleza, excepto en la época de la reproducción, y no necesitan compañía realmente.

Paso 2

Aloja a los machos por separados, ya que se pueden volver agresivos y pelear.

Paso 3

Identifica a los machos y las hembras comparando sus partes inferiores. Los machos tienen una parte trasera más amplia en la cubierta inferior y una cola mucho más larga.

Paso 4

Mantén a las tortugas separadas acorde a su especie, o podrían encontrarse con parásitos o enfermedades para los cuales no tienen inmunidad.

Paso 5

Mantén a las tortugas mediterráneas de tamaños radicalmente diferentes separadas, ya que las más grandes pueden lastimar a las otras.

Más reciente

×