Cómo decorar un pastel con crema de mantequilla con anticipación

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

La crema de mantequilla es uno de los glaseados más indulgentes para pasteles y postres. No es necesario aplicarla perfectamente; sabe muy bien y se la puede dejar afuera en la mesada durante días. Se puede preparar un pastel glaseado con crema de mantequilla con una antelación de hasta cinco días. El glaseado forma un sello que protege el pastel del aire que lo seca, y se conserva suave y cremoso a temperatura ambiente. Eso sí, no dejes que se caliente demasiado. La crema de mantequilla comenzará a fundirse en un ambiente caliente y húmedo.

Preparar una crema de mantequilla

Paso 1

Bate 12 onzas (340,19 gramos) o tres bloques de mantequilla con una batidora a velocidad media-alta hasta que tenga un color pálido y cremoso, durante unos dos minutos.

Paso 2

Pon la batidora a velocidad media. Añade 1 libra (453,59 gramos) de azúcar impalpable, de a 1/2 taza a la vez, batiendo luego de cada adición. Después de cada dos adiciones, pasa la batidora a velocidad alta durante 10 segundos, luego redúcela a medio-alta. Bate durante unos cinco minutos en total.

Paso 3

Añade 1/2 cdta. de vainilla y mezcla hasta incorporarla. Esta preparación rendirá alrededor de 4 tazas de glaseado. Cubre el pastel inmediatamente o tapa y refrigera la crema de mantequilla hasta por tres días. Ponla a temperatura ambiente y bátela hasta que quede suave antes de glasear.

Decorar el pastel por adelantado

Paso 1

Glasea el pastel con la crema de mantequilla con una espátula.

Paso 2

Decora el pastel con diseños aplicados con una manga rellena de crema de mantequilla o con flores u otras decoraciones de glaseado.

Paso 3

Cubre ligeramente el pastel decorado con una envoltura de plástico o un protector de pasteles.

Paso 4

Conserva el pastel en una mesada o en un lugar fresco y seco durante dos o tres días. No lo refrigeres antes de servir; si lo haces se endurecerá el glaseado.

Más reciente

×