Cómo dirigirse a un monseñor y a un cardenal católico

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La jerarquía de los líderes de la Iglesia Católica puede ser confusa para aquellos que no están familiarizados con sus complejidades. El clero está acordado según títulos de dirección basados en su rango. Los cardenales y monseñores son similares en que los dos títulos son honoríficos y se les da a los miembros del clero que prestan un servicio extremadamente distinguido. Un cardenal es típicamente un obispo o arzobispo que ha sido seleccionado para servir en el comité que escoge al nuevo papa, y un monseñor es un sacerdote diocesano que ha servido a su diócesis (un distrito o región) y supervisa al obispo con fidelidad y reverencia.

Paso 1

Dirígete al cardenal en introducciones y conversaciones como "Su Eminencia", especialmente si lo estás conociendo por primera vez. Mientras el tiempo pasa, es aceptable dirigirse al cardenal por su título y apellido ("Cardenal Smith"). Esto se mantiene en todas las sociedades Católicas Romanas excepto en la iglesia de Gran Bretaña, donde se dirige a un cardenal como "Su Excelencia". Ya que un monseñor está más abajo en la jerarquía católica que un cardenal, se usa un saludo menos formal. Es aceptable introducirse y dirigirse a un monseñor por su título y apellido ("Monseñor Brown").

Paso 2

Dirígete en cartas a los cardenales al escribir "Su Eminencia/Excelencia" (dependiendo del país), el primer nombre del cardenal, título, apellido y diócesis en la parte exterior del sobre. El nombre terminado en la dirección tendrá que decir: "Su Excelencia, Thomas Cardenal Wosley, Arzobispo de York". Cuando dirijas una carta a un monseñor, sin embargo, es ligeramente diferente. Puedes dirigirte en la carta ya sea con: "El Reverendísimo y Monseñor Brown" o "El Reverendo Monseñor Brown". No hay una regla estricta, aunque querrás reservar el formal "El Reverendísimo..." para un monseñor que no conoces muy bien.

Paso 3

Comienza una carta a un cardenal con el saludo apropiado: "Eminentísimo Cardenal" es la forma aceptada de saludo en cartas a cardenales británicos, mientras "Reverendísima Eminencia" se usa en otros países Católicos Romanos. "Su Eminencia" es un saludo aceptable si has conocido al cardenal por muchos años, aunque la dirección familiar británica es "Mi Señor Cardenal". Puedes dirigirte a los monseñores simplemente con "Querido Monseñor".

Más reciente

×