Cómo hacer una estufa de aserrín

Puedes formar una estufa casera con materiales simples. Una estufa de aserrín casera es un artefacto básico para cocinar y de calentamiento de bajo costo. Quema el combustible de manera eficiente, provee calor en un periodo de tiempo prolongado y es una manera de estar "fuera de la cuadrícula". Si el costo del calentamiento y la cocción son prohibitivos, o si quieres vivir de manera más rústica, una estufa de aserrín puede ser para ti.

Step 1

Quita la tapa de la lata de pintura limpia y grande. Corta un agujero de dos pulgadas (5,08 cm) en la base de la lata.

Step 2

Pon la lata sobre tres patas improvisadas a prueba de fuego. Por ejemplo, usa tres bloques de cemento para estabilidad y seguridad. En este punto, la estufa está terminada.

Step 3

Quema aserrín. El mismo se quema en forma limpia y por largos periodos de tiempo, sin tener que recargar. Inserta una longitud adecuada de tubo de agua a través del agujero en la base de la lata. Mantén el tubo en forma vertical y descansando en la base a prueba de fuego. Vierte aserrín alrededor del tubo en la lata. Apisona el aserrín a medida que cargas el combustible, cuanto más compacto, más durará. Llena la estufa hasta arriba. Agrega arena o ceniza sobre el aserrín.

Step 4

Tuerce el tubo a medida que lo tiras hacia arriba y afuera de la lata. Esto deja un agujero perfecto en el centro del aserrín.

Step 5

Dobla un papel de periódico en forma de acordeón, empujando a través del agujero hasta que el papel sobresale de la base de la lata. Enciende este extremo. No necesitas vigilar la estufa nuevamente hasta que todo el combustible haya quemado.

×