DESCUBRIR
×
Loading ...

Cómo evaluar el desempeño para las fortalezas y debilidades

Todo el mundo llega a un trabajo con un conjunto de talentos y habilidades. Si has hecho tu trabajo en la entrevista, registraste una lista de las fortalezas y debilidades para cada persona. Una vez en el trabajo, los empleados caerán a un lado de la línea de desempeño. Rara vez brillan en todas las categorías. Se necesita la observación regular y el entrenamiento para verificar las fortalezas y debilidades consistentes. Se utilizan para medir el rendimiento en el trabajo durante el proceso de evaluación.

Instrucciones

Thinkstock/Comstock/Getty Images
  1. Observa el desempeño del empleado con el tiempo. Todo el mundo tiene un mal día. La perdida de un plazo o una queja de un cliente no indica una debilidad. Los gerentes cometen el error de esperar hasta unas semanas antes de una evaluación para observar el rendimiento y los hábitos de trabajo. Un empleado puede estar pasando por una situación de estrés que afecta negativamente su desempeño que de otro modo sería fuerte.

    Loading ...
  2. Mide las fortalezas y debilidades frente a los requisitos de trabajo. Un empleado puede tener un gran sentido del humor o seguir cada paso del proceso meticulosamente. Esas habilidades pueden hacer que sea fácil de trabajar con él o ella, pero no son necesariamente puntos fuertes. Las fortalezas y debilidades deben ser medidos contra los requisitos del trabajo. Si se requiere que un agente de un centro de llamados maneje 20 llamadas por hora y un empleado se encarga de sistemáticamente 25 con facilidad, es un fuerte comunicador y solucionador de problemas. Si los datos de esas llamadas son un revoltijo de errores, la falta de atención al detalle es una debilidad.

  3. Revisa a cada empleado de forma independiente y determina los puntos fuertes que se elevan por encima del nivel de desempeño "satisfactorio". Una fortaleza es un hábito de trabajo o la capacidad que añade valor de forma consistente, los avances de la causa y motiva a los demás. La atención al detalle, un sentido de urgencia para completar una tarea, exceder las normas de trabajo, estar a tiempo cada vez, estos comportamientos positivos de trabajo son los puntos fuertes valiosos para cualquier trabajo.

  4. Identifica las debilidades específicas. Son los hábitos de trabajo o rasgos que se encuentran siempre por debajo de la marca "satisfactoria". Los trabajos retrasados o incompletos, las tardanzas o ausencias, los errores constantes o el reproceso, y la incapacidad para trabajar bien con los compañeros de trabajo o seguir las instrucciones son debilidades que afectan la productividad y el rendimiento .

  5. Apunta a uno o dos puntos fuertes y débiles para mejorar antes de la próxima evaluación programada. Establece metas y determina los pasos a seguir con el empleado para llegar a esas metas. Reconocer las áreas de mejora es el primer paso para lograr una mayor productividad y rendimiento.

Loading ...

Necesitarás

  • Descripción laboral
  • Formulario de evaluación
Loading ...