Cómo guardar sandía

••• Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

No hay nada como morder la carne crujiente, jugosa y roja de una sandía en un día caliente de verano. Protegida por su corteza verde y dura, fiel a su nombre, la sandía tiene un 92 por ciento de agua, convirtiéndola en un saciador de sed ideal. Aunque la sandía se prepara principalmente en rodajas y se disfruta sola, la puedes agregar a ensaladas verdes, ensaladas de fruta e incluso hacer rodajas de sandía a la parrilla, mejorando el sabor. Es importante saber cómo almacenar correctamente la sandía, así como guardar sobrantes de los cortes para que nada de esta fruta refrescante se pierda.

Passo 1

Almacena una sandía entera a temperatura ambiente durante dos semanas.

Passo 2

Envuelve la sandía cortada en una envoltura de plástico o en un recipiente hermético y, a continuación, colócala en el refrigerador. La sandía cortada puede durar entre tres y cuatro días en el refrigerador.

Passo 3

Almacena piezas de sandía en bolsas para congelador fuertes y, a continuación, colócalas en el congelador para conseguir un almacenamiento prolongado. La sandía congelada puede durar años.

Más reciente

×