Cómo hacer que mi hijo deje de escupir

••• cheeky boy image by Renata Osinska from Fotolia.com

Generalmente, un niño escupe para generar una reacción en los adultos o para mostrar desprecio cuando no es posible dar una explicación verbal. Escupir es un hábito que puede acompañar a tu hijo a lo largo de su vida y también causar problemas, por lo tanto, es importante que hagas lo posible para detener este hábito tan pronto como lo descubras. A través de paciencia, un sondeo amable de su comportamiento y consecuencias naturales, puedes mostrarle a tu hijo que escupir está mal y que ese hábito no será tolerado.

Passo 1

No reacciones cuando tu hijo escupe, sugiere el sitio web adoption.com. Tu hijo escupe sabiendo que es un comportamiento vergonzoso y que provocará una reacción negativa de ti como adulto. Sin reaccionar, dile a tu hijo que escupir no es una conducta digna de admiración. En lugar de gritar o de sorprenderte, guíate por las consecuencias naturales o la disciplina para mostrarle que el comportamiento es inadecuado y que, a través de él, no conseguirá lo que está buscando.

Passo 2

Pídele a tu hijo, de forma calma y controlada, que limpie la saliva y se disculpe. Si él se niega, puede ser el momento de que establezcas algún tipo de castigo como quitarle algún privilegio o dejarlo un tiempo en su habitación. Si accede a limpiar y disculparse, alcánzale una toalla y explícale con calma que escupir desparrama gérmenes y que no es una forma adecuada para utilizar su cuerpo.

Passo 3

Deja la situación inmediatamente, sugiere el sitio web positivediscipline.com. Muéstrale a tu hijo las consecuencias naturales de escupir, especialmente la pérdida de conexiones sociales. Dile que estás desilusionado por su comportamiento y que no quieres compartir tiempo con él en este momento. Puedes irte a una habitación de tu casa donde estés solo y tomarte unos minutos para que el niño no vea tu reacción. Cuando salgas, explícale que no quisiste estar cerca de un niño que escupe, y que la misma reacción tendrán sus amigos.

Passo 4

Enséñale a tu hijo formas verbales y saludables para reaccionar y mostrar sus emociones. Explícale que escupir no está bien, pero otros métodos como hablar de sus sentimientos, dibujar o contarle a un adulto cómo se siente puede ayudarlo a expresar su bronca o rabia de una manera más constructiva.

Passo 5

Explora otras razones por las que tu hijo puede escupir. Si observas que no lo hace cuando está enojado, triste o temeroso, puede que su hábito de escupir se deba a algún tipo de desorden obsesivo compulsivo, comento el psicoterapeuta Allan Schwartz del sitio web mentalhelp.net. Escupir frecuentemente también puede deberse a un desorden sensorial que necesitará diagnóstico médico.

Más reciente

×