Cómo identificar la lana, el algodón, el acetato, la seda y el poliéster

Fabric image by cacheman from Fotolia.com

La identificación de textiles es vital para el uso, cuidado, mantenimiento y limpieza de manchas apropiados de las telas, pero no siempre es posible distinguir una tela de la otra en base a su textura, grosor o apariencia. Las telas varían mucho, incluso si son fabricadas con las mismas fibras. Por ejemplo, los productos de algodón van del pesado lienzo para velas al delgado organdí y al vello corto del terciopelo. La identificación de telas puede complicarse aún más con la abundancia de tejidos mixtos.

Paso 1

Busca el contenido de fibras en la etiqueta. Esta etiqueta ofrece información sobre los materiales usados, incluyendo el porcentaje por peso de las fibras incluidas. Revisa cualquier marca o sello especial, pues estos también pueden identificar ciertas fibras, como la lana o el algodón. Las etiquetas de cuidados ofrecen instrucciones de uso y cuidado y pueden dar pistas sobre las fibras contenidas en la tela, si el resto de la información no está presente.

Paso 2

Revisa en busca de señales de daños provocados por escarabajos o polillas de la tela, pues estas plagas se alimentan de la lana y la seda. Las telarañas y las pieles muertes de las larvas son señales de que han infestado la tela. Las termitas pueden alimentarse de las telas de acetato, pues éstas se fabrican con celulosa o fibra de árboles.

Paso 3

Compara la absorbencia y los tiempos de secado de las telas. Por ejemplo, el algodón es absorbente, pero tarda en secarse, mientras que la seda es muy absorbente y se seca con mucha rapidez.

Paso 4

Realiza una prueba química. Fiber-Etch disuelve las fibras vegetales, como el algodón, mientras que la acetona disuelve el acetato.

Paso 5

Realiza una prueba de quemado. Las fibras vegetales del algodón se queman a un ritmo constante, creando cenizas suaves y frágiles de color gris o negro y un aroma a papel quemado. Las proteínas de la fibra de lana son resistentes al fuego. Se queman y carbonizan un poco, produciendo un aroma a pelo quemado y cenizas oscuras e irregulares. El acetato sintético se quema y derrite; el acetato gotea con una llama difícil de apagarse. El acetato produce un olor a vinagre o a madera quemada y cenizas duras, negras e irregulares. Las proteínas de la fibra de seda se queman con facilidad, pero rápidamente y se carbonizan. Producen un olor a cabello quemado y se derriten formando cuentas negras y suaves. Si el material es seda pesada, producirá cenizas con forma de encaje. El poliéster artificial se quema rápidamente y se derrite produciendo un olor químico, creando gotas negras, duras y redondas en lugar de cenizas. El polímero, creado con petróleo, carbón, aire y agua, se derrite y quema al mismo tiempo, produciendo un humo negro.

Más reciente

×