Cómo imitar una pared de ladrillo con estuco

Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

El estuco es un tipo de material de yeso que se puede aplicar a las paredes como revestimiento sobre paneles de yeso, o para crear un efecto texturado o en capas. Si tienes paciencia y algunos conocimientos en texturas de pared, puedes utilizar el estuco para hacer una imitación de ladrillo. La combinación de la textura natural del ladrillo y la adición de líneas de imitación de mortero hará que tu pared parezca real.

Paso 1

Mezcla una parte de cemento de albañilería, una parte de cemento Portland y ocho partes de arena en una carretilla para hacer el estuco. Combina estos tres ingredientes con suficiente agua para que esté espeso y cremoso, pero no demasiado aguado.

Paso 2

Añade tinte para estuco rojo a la mezcla. Añade todo lo que necesites para lograr el color que quieres para imitar el ladrillo. Pon un poco, mezcla bien y examina el color que lograste antes de añadir más.

Paso 3

Unta aproximadamente 3/8 de pulgada (9 mm) de estuco sobre la superficie de la pared con una palita. A medida que extiendes el estuco, dale textura a la superficie haciendo pequeñas crestas y pliegues. Estudia la superficie de un ladrillo verdadero para ayudarte a obtener la textura correcta.

Paso 4

Espera a que el estuco se seque un poco. Quieres ser capaz de hacer una muesca fácilmente con la palita.

Paso 5

Empuja el borde de una paleta plana en la superficie del estuco y muévela suavemente hacia arriba y hacia abajo para hacer las líneas de imitación de ladrillo. Hende al menos unos pocos centímetros. Usa una vara de medición para ayudarte a guiar las filas iniciales de ladrillos en el acceso horizontal del muro. Crea un patrón de ladrillo escalonado con líneas verticales con la misma técnica.

Más reciente

×