Cómo impermeabilizar botas de cuero

Impermeabilizar tus botas de cuero preservará la calidad y buen estado de las mismas. Si no se tiene en cuenta la precaución de realizar dicho procedimiento, el cuero puede endurecerse o agrietarse. Esto no solamente conserva la calidad de este calzado y protege tu inversión, sino que también permite que te aventures en climas húmedos sin tener que preocuparte por un posible deterioro.

Step 1

Prepara tus botas de cuero para impermeabilizarlas. Remueve todo el polvo, la mugre y las manchas con un paño. Asegúrate de limpiar cuidadosamente las áreas que tienen costuras o pliegues. El cuero deberá estar totalmente limpio antes de la aplicación de los materiales impermeabilizantes.

Step 2

Consigue un paño o una pequeña brocha que estén limpios para aplicar productos impermeabilizantes en presentación de gel, cera o crema. Aplica dicho material uniforme y minuciosamente sobre el cuero. Esparce el producto sobre las botas para cerciorarte de que todas las superficies expuestas queden cubiertas por éste y lo absorban en igual proporción.

Step 3

Limpia el exceso de producto impermeabilizante gel, cera o crema de tus botas de cuero. A excepción de las suelas de las mismas, toda la superficie externa deberá estar totalmente cubierta. Cualquier gota o área despareja del cuero deberá frotarse y limpiarse con un trapo. Deja quieto el calzado durante una noche para que realice la absorción.

Step 4

Elige un producto con spray y limpia tus botas de cuero como preparación para impermeabilizar. Toda la mugre y el polvo deberán retirarse, y el cuero tendrá que estar totalmente limpio. En un área bien ventilada, sostén el recipiente del producto a medio pie de distancia del calzado, y mediante movimientos uniformes aplica el spray impermeabilizante.

Step 5

Permite que la capa de spray impermeabilizante se seque por completo. Examina las botas y fíjate en las áreas en las cuales la aplicación haya sido irregular o determina dónde te gustaría que tuviera protección extra. Las costuras y los pliegues de los zapatos deberían revisarse. De ser necesario, aplica otra capa uniforme de la misma manera que la primera. Deja que las botas se sequen por una noche.

×