Cómo impermeabilizar paredes de interior de sótanos.

••• Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Mantener tu sótano seco puede resultar todo un reto, en particular con lluvias abundantes o con la llegada de la primavera. Aplicar un sellante impermeable al interior de las paredes del sótano puede paliar muchos problemas relacionados con la humedad. Colocar este sellante es tan sencillo como pintar con rodillo; sin embargo, toma mucho trabajo preparar las paredes para el sellado. Con las herramientas adecuadas, puedes impermeabilizar tus paredes del sótano en un fin de semana.

Passo 1

Quita toda la pintura suelta, concreto, polvo u otros elementos similares de las paredes con un cepillo con cerdas de metal. Cepilla en profundidad las áreas circundantes a cualquier rotura o penetración para prepararlas para el cemento hidráulico.

Passo 2

Limpia las paredes con un limpiador de concreto con desengrasante. Sigue las instrucciones del fabricante para mezclar el limpiador. Aplícalo con un rociador para acelerar el proceso. Cepilla las paredes con el escobillón para quitar grasa, incrustaciones y otras impurezas. Enjuaga la pared y déjala secar según las instrucciones del limpiador.

Passo 3

Con el cincel, remueve trozos de concreto que estén sueltos en cualquier rotura o agujero de las paredes. Usa el cincel para recortar los bordes de éstos para permitirle al cemento hidráulico unirse a las paredes.

Passo 4

Mezcla cantidades pequeñas de cemento hidráulico siguiendo las instrucciones. Coloca el cemento en las roturas y los agujeros y asegúrate de sellarlos completamente. Alisa la superficie del cemento con una paleta hasta que quede parejo con la superficie de las paredes. Deja que el cemento seque según las instrucciones.

Passo 5

Aplica con un rodillo de cerdas gruesas y la bandeja de pintura la imprimación, de ser necesario. Asegúrate de que llegue a las esquinas de las paredes, así como al área de alrededor de las reparaciones. Déjala secar y si hace falta aplica una segunda mano.

Passo 6

Impermeabiliza las paredes interiores aplicándoles el sellante con el rodillo. Asegúrate de que las áreas reparadas queden bien selladas. Lo mismo debe suceder con los bordes y las esquinas. Deja que el sellante seque según las instrucciones. Aplica una segunda mano, de ser necesario.

Más reciente

×