La mejor forma de quitar las uñas postizas sin dolor

Dragan Todorovic/Moment/GettyImages

Las uñas postizas, ya sean de material acrílico o porcelana, tienen un aspecto estupendo y son una buena solución para las mujeres cuyas uñas naturales son muy débiles o no crecen al ritmo que ellas desean.

Su uso va más allá de lo estético, pues también se utilizan en casos de traumatismos ungueales o de onicofagia, como se denomina la costumbre de comerse las uñas.

De hecho, el uso de uñas postizas comenzó como una técnica medicinal, sirviendo de prótesis para sustituir uñas caídas o que por alguna razón ya no crecerían nuevamente.

En todo caso, es innegable su efecto embellecedor y por eso son muy populares en todos los países del mundo.

Sin embargo, una cosa es ponerse uñas postizas y lucirlas y otra diferente es cuando llega la hora de retirarlas, pues las mismas se aplican con un pegamento bastante resistente.

En el caso de las uñas acrílicas, son resultado de la combinación de un líquido especial y un polímero en polvo, que una vez mezclados se aplica como una capa sobre la uña de la persona usando una plantilla especial.

Una vez que esta capa se seca, queda una robusta formación que tiene consistencia como de plástico duro.

Las uñas de porcelana, son parecidas a las de acrílico pero se elaboran a partir de fibra de vidrio.

Además hay uñas a base de gel, que una vez aplicado se seca con el uso de luz ultravioleta y forma una capa dura sobre la uña natural de la persona.

Aunque quitar las uñas postizas requiere un poco de esfuerzo, con una serie de pasos que te vamos a dar, puedes evitar la cita en el salón de belleza y quitar las uñas postizas en tu casa sin dolor.

Pasos para quitar las uñas acrílicas

Siéntate en una mesa. Cubre la mesa con toallas viejas o bolsas de basura y hojas de periódico para protegerla de los goteos. Reparte los productos frente a ti de forma que sean fáciles de alcanzar.

Usa un cortaúñas para cortar cuidadosamente las uñas postizas, haciéndolas lo más cortas posibles, para que sea más fácil quitarlas.

Llena un bol con quitaesmalte de uñas con acetona. El quitaesmalte disolverá el pegamento que une las uñas postizas a las reales. Pon el bol a un lado.

Usa tus dedos para aplicar una capa de vaselina a la piel que rodea las uñas. Esto evitará que la piel se seque mientras la sumerges en el quitaesmalte de uñas. Evita poner vaselina en las propias uñas, lo que puede evitar que el pegamento se disuelva.

Coloca las puntas de tus dedos en el bol durante 15 a 20 minutos.

Saca tus dedos de la solución e intenta separar suavemente una de las uñas postizas. Si no se desprende fácilmente, sumerge los dedos en el bol otros 5 minutos y prueba de nuevo.

No fuerces nunca la uña postiza para que se suelte, ya que será doloroso y dañará la uña que hay debajo. Repite este proceso con todas tus uñas, usando el método de volver a sumergir si es necesario.

Lava tus manos cuidadosamente para eliminar los restos de quitaesmalte y vaselina. Usa una lima de uñas para eliminar los residuos de pegamento restantes de tus uñas.

Seca tus mano y masajea con una crema de manos hidratante para eliminar la sequedad provocada por el quitaesmalte de uñas.

Cuidados posteriores

Tras retirar las uñas postizas es conveniente que hagas algunas cosas para recuperar la buena condición y crecimiento natural de tus uñas.

Las uñas acrílicas están repletas de químicos dañinos que quitan el aceite y la humedad de tus uñas naturales dejándolas quebradizas, resecas y frágiles.

Para contrarrestar cualquier posible dejado por las uñas postizas tras quitártelas, comienza aplicando una fina capa de crema hidratante sobre tus uñas y frótala sobre las cutículas y la piel alrededor.

Esto ayudará a devolverles su hidratación y darles nutrientes. Repite esta acción tres veces al día para lograr resultados óptimos.

También se recomienda usar guantes de goma mientras limpias o lavas los platos, pues los químicos lavaplatos y de limpieza del hogar tienen un efecto secante y quitarán la humedad de las uñas que ya están frágiles.

Es recomendable que pintes tus uñas con un esmalte endurecedor no tóxico. Los tratamientos endurecedores protegen la uña, alentando un crecimiento más fuerte y saludable.

Vuelve a aplicar el esmalte endurecedor una vez por semana o cuando se produzcan quebraduras o se descamen.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.

Más reciente

×