Cómo limpiar candados corroídos

••• Jupiterimages/Comstock/Getty Images

¿Alguna vez viste un antiguo granero o en el garaje lleno de viejas herramientas oxidadas y otros artículos de metal? Muchos de estos artículos se podrían utilizar si el óxido y la corrosión se retiraran. Lo mismo ocurre con tus viejos candados oxidados, y son incluso más fáciles de limpiar porque son pequeños y compactos. En lugar de gastar mucho dinero en un removedor de óxido químicos, ¿por qué no emplear un método más natural?

Passo 1

Coloca el candado en un cubo de plástico u otro recipiente. Vierte suficiente vinagre blanco para cubrir el candado del todo.

Passo 2

Deja el candado en remojo en el vinagre hasta que el óxido y la corrosión se hayan aflojado. Revisa la cubeta con frecuencia, el proceso puede tardar desde un par de horas a un día para el otro. Quita el candado tan pronto como el oxido se haya ido.

Passo 3

Cepilla la cerradura con un cepillo para eliminar los pedazos sueltos restantes de óxido.

Passo 4

Vierte un poco de vinagre en una botella de spray. Rocía directamente en el ojo de la cerradura varias veces hasta que el vinagre se acabe.

Passo 5

Deja que el candado se seque por completo. Rocía el ojo de la cerradura con un lubricante a base de petróleo. Limpia el exceso con una toalla o un trapo.

Más reciente

×