Cómo mezclar jugo de limón y miel con aceite de oliva para limpiar tu rostro

Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

La miel se ha utilizado durante miles de años como medicamento y tratamiento para la piel. El "Journal of the Royal Society of Medicine" (Revista de la Real Sociedad de Medicina), informa que la miel fue ampliamente utilizada por los antiguos griegos, romanos y egipcios para las heridas y enfermedades, y tiene un valor probado en el tratamiento de las heridas quirúrgicas y de las quemaduras. Las propiedades antibióticas y enzimáticas de la miel combinadas con el aceite de oliva y el jugo de limón funcionan como un limpiador facial eficaz y barato que es fácil de preparar.

Paso 1

Vierte 1 cucharadita de aceite de oliva y 1 cucharadita de miel en un tazón pequeño o en un frasco. Mide 1/2 cdta. de jugo de limón y añádela al aceite de oliva y a la miel.

Paso 2

Revuelve la mezcla de miel, aceite de oliva y jugo de limón con una cuchara hasta que esté bien mezclada, unos 30 segundos. Alternativamente, un batidor de alambre también funciona bien para mezclar, o puedes colocar una tapa en el frasco y agitar enérgicamente hasta que el aceite, la miel y el jugo de limón se hayan mezclado.

Paso 3

Aplícala inmediatamente. La mezcla debe ser frotada en la cara y en el cuello como un limpiador comercial. Lávala con agua tibia y con una toallita. El limpiador se puede almacenar en el refrigerador para usarlo más adelante, hasta unas pocas semanas después. Sin embargo, deja que la mezcla repose a temperatura ambiente durante 30 minutos, luego bate o agita para mezclar antes de volver a usarla.

Más reciente

×