Cómo limpiar un corral para bebé

••• Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Si te regalaron un corral para bebé o si compraste uno en una venta de garaje, tendrás que limpiarlo a fondo antes de colocar al bebé en él. Compra artículos de limpieza que sean seguros para los bebés y evita los productos químicos agresivos o utiliza productos simples del hogar como bicarbonato de sodio o vinagre mezclado con agua. El proceso para limpiar una cuna no lleva mucho tiempo, pero dependiendo de la cantidad de limpieza que necesite puede requerir fregarla un poco.

Passo 1

Desarma el corral para que puedas limpiar efectivamente cada pieza. Retira las telas que lo cubran y lávalas por separado en la lavadora. Sécalas completamente antes de volver a ponerlas en el corral.

Passo 2

Usa un producto de limpieza comercial seguro y no tóxico. Lee las etiquetas cuidadosamente. O, prepara tu propia solución de limpieza con productos domésticos cotidianos. Un método simple es mezclar 4 cucharadas de bicarbonato de sodio en 1 cuarto de galón (0,9 l) de agua y viértelo en una botella con atomizador manual. O puedes mezclar partes iguales de vinagre y agua.

Passo 3

Comienza a limpiar, rociando cada sección del corral y luego sécala con toallas de papel. Rocía primero las áreas más grandes, luego pasa a las piezas más pequeñas.

Passo 4

Saca las piezas de tela del corral de la secadora de ropa y vuelve a montar la cuna. Si hay piezas que todavía estén húmedas, toma algunas toallas de papel y sécalas.

Más reciente

×