Cómo limpiar y desinfectar zapatos malolientes

••• Comstock/Comstock/Getty Images

Los buenos zapatos a menudo son arruinados por malos olores y suciedad. Mientras que la limpieza de la parte externa del zapato hace que se vea bien, el hecho de limpiar y desinfectar el interior del zapato cambia el sentido de la limpieza. Los pies sudan y la transpiración obstruye los poros. Durante el día, tus pies estarán húmedos y mal ventilados. El interior de tu zapato se convierte en un caldo de cultivo para bacterias y hongos que contribuyen a problemas como el pie de atleta. Elimina el olor y limpia tus zapatos con el uso de productos comunes para el hogar.

Passo 1

Limpia los zapatos. Antes de desinfectarlos, limpia toda la suciedad exterior. Cepilla suavemente el exterior de los zapatos con un paño suave y seco. Extrae los cordones. Limpia la lengua del zapato con el paño.

Passo 2

Moja el paño. Ponlo bajo el agua caliente. Agrega una pequeña cantidad de detergente. Deja el paño bajo el agua una vez más. Escúrrelo bien.

Passo 3

Limpia los zapatos con el paño húmedo. Limpia también la lengua del zapato. Evita saturar el calzado con el agua.

Passo 4

Tira de la lengüeta para que quede plana contra la parte superior. Rocía el interior con alcohol y luego déjalo secar. Rocía el interior con alcohol una vez más.

Passo 5

Coloca los zapatos al sol o en un lugar cálido. Deja que se sequen completamente.

Passo 6

Corta unas pantimedias por el tobillo. Llena los pedazos con bicarbonato de sodio. Asegúrate de que cada pedazo esté lleno. Ata la parte superior para evitar que el bicarbonato se salga.

Passo 7

Coloca cada pedazo de media en cada zapato. Deja los zapatos al sol o en un lugar cálido. Deja que el bicarbonato de sodio se asiente en el zapato por lo menos 24 horas.

Más reciente

×