Cómo obtener semillas de pepino

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Guardar las semillas de tus propios vegetales de una estación a otra es una forma de ahorrar dinero y te garantiza la posibilidad de volver a cultivar tus variedades favoritas. Las semillas de los vegetales híbridos no siempre se convertirán en plantas iguales a los originales, así que no se recomienda cultivar este tipo de semillas. Las variedades Heirloom que se autopolinizan o son polinizadas por plantas de la misma variedad, producirán semillas prácticamente idénticas a las de las plantas originales. El pepino es un vegetal cuyas semillas son especialmente fáciles de guardar y cultivar. Hasta los niños disfrutarán cultivando sus propios pepinos a partir de semillas que guardaron ellos mismos.

Paso 1

Observa al pepino en crecimiento hasta que madure por completo. El pepino se volverá completamente amarillo y comenzará a ablandarse. Cuando esté totalmente maduro, se desprenderá fácilmente de la enredadera o caerá por sí mismo.

Paso 2

Corta el pepino a lo largo con un cuchillo.

Paso 3

Retira las semillas y la pulpa del centro del pepino con una cuchara.

Paso 4

Coloca la pulpa y las semillas en un frasco y llénalo de agua. Revuelve o tapa y agita el frasco para separar las semillas de la pulpa. Deja en reposo durante dos días, agitando o revolviendo todos los días.

Paso 5

Escurre y desecha el líquido, la pulpa y las semillas flotantes.

Paso 6

Retira las semillas que quedaron en el fondo del frasco y extiéndelas sobre varias capas de toallas de papel para que se sequen.

Paso 7

Almacena las semillas secas en un lugar fresco y seco hasta la próxima temporada de plantación.

Más reciente

×