Las palmeras se están secando y muriendo.

Goodshoot/Goodshoot/Getty Images

Cultivar éxitosamente una palmera de interior implica brindarle un ambiente similar al de los trópicos. Si tu planta se está secando y muriendo, puede haber un problema de temperatura, luz, agua o plagas. Si detectas la situación a tiempo, podrás devolver la planta a su forma sana. Es importante saber qué tipo de palmera tienes, ya que algunas variedades requieren condiciones particulares de cultivo.

Paso 1

Elimina las frondas muertas, secas, amarillas y marrones de tu planta. Durante la estación de poda, ten cuidado de no tirar muy fuerte para no dañar el tronco.

Paso 2

Retira la palmera de las fuentes de corrientes de aire frío, como una ventana abierta o el aire frío que pasa por las paredes. Las corrientes frías repentinas hacen que las frondas se pongan de color marrón y mueran.

Paso 3

Fan Palm Plant image by T^i^ from Fotolia.com

Vigila la temperatura de la habitación para asegurarte de que la palmera crezca en un clima adecuado. Las palmeras de hojas pinnadas prefieren temperaturas nocturnas de entre 62 y 65 ºF (16 a 18 ºC) y una temperatura diurna de entre 80 y 85 ºF (26 a 29 ºC). Las palmeras de hojas palmadas pueden tolerar temperaturas más frescas, de entre 50 y 55 ºF (10 a 13 ºC) durante la noche y de entre 65 y 70 ºF (18 a 21 ºC) durante el día.

Paso 4

Fíjate si estás regando la planta adecuadamente. Aunque las palmeras generalmente precisan mucha agua, no debes regalar a menos que el primer cuarto o media pulgada (0,6 a 1,2 cm) de suelo esté seco. Después de regar, deja que el agua residual drene hacia un platillo y luego vacíalo. Esto evitará la pudrición de raíces y, eventualmente, la muerte de la planta.

Paso 5

Coloca la palmera en un lugar donde pueda recibir niveles adecuados de luz solar. Si las puntas de las frondas están marrones y quemadas, es probable que la planta esté muy cerca de una fuente de luz solar. Si están amarillas y se ven decaídas, puede ser que la planta precise más luz. Generalmente, las palmeras prefieren luz solar indirecta o filtrada.

Paso 6

Rocía las plantas diariamente con una botella rociadora y agua para brindar una atmósfera húmeda. Un bajo nivel de humedad puede ser la razón por la que tu palmera se esté secando.

Paso 7

Observa si hay insectos atacando a la planta y haciendo que las frondas se tornen amarillas y caigan. Busca arañuelas, que son como arañas en miniatura y de color rojo, amarillo o marrón; cochinillas algodonosas, que parecen nubes blancas; o cochinillas cerosas, que aparecen como pequeños bultos. Si tienes una infestación, lava las frondas con agua jabonosa tibia día por medio y enjuaga con agua tibia.

Más reciente

×