Cómo preparar una crema para manos natural y que no sea pegajosa

••• hands image by isatori from Fotolia.com

Una crema para manos casera de buena calidad humecta tus manos eficazmente manteniéndolas suaves y previniendo una piel seca o agrietada. Con el uso de ingredientes naturales disminuyen las posibilidades de que tengas cualquier reacción alérgica. Adicionalmente, una crema para manos casera que no contenga miel o glicerina resulta cremosa y liviana, y no pegajosa.

Passo 1

Lava tus manos cuidadosamente con agua y jabón y vierte en un recipiente de vidrio limpio 1/4 taza de aceite de jojoba, el cual puedes conseguir en casi todas las tiendas naturistas. Este aceite es un líquido completamente inodoro e incoloro que proviene del arbusto de jojoba, originario de Arizona, California y México.

Passo 2

Agrega al recipiente de vidrio 1/4 taza de cera emulsionante de origen vegetal, en venta en casi todas las tiendas dietéticas. Dicha cera es una alternativa comúnmente adoptada en lugar de la cera emulsionante a base de petróleo y ayuda a unir los aceites y el agua en tu crema.

Passo 3

Coloca tu recipiente de vidrio en el horno microondas y enciéndelo por un minuto o hasta que la mezcla de aceite de jojoba y cera emulsionante se haya derretido. Retira el recipiente del microondas. Mezcla la cera emulsionante y el aceite de jojoba con una espátula o cuchara de madera hasta que hayas logrado una consistencia suave y uniforme.

Passo 4

Vierte 1 1/4 tazas de agua destilada en una jarra medidora. Coloca esta última en el microondas durante un minuto. Retírala del horno y vierte el agua en el bol que contiene el aceite de jojoba y la cera emulsionante. Revuelve nuevamente el agua y la mezcla con una espátula o cuchara de madera hasta haber obtenido una consistencia suave y uniforme.

Passo 5

Agrega a la mezcla 30 gotas de aceite esencial de pachulí, geranio, lavanda o incienso. Alternativamente, incorpora 15 gotas de dos de estos aceites. Revuelve bien la mezcla una vez más con una espátula o cuchara de madera. Espera a que la crema se enfríe, luego trasvásala a frascos herméticos con una cuchara y tápalas.

Más reciente

×