Cómo pulir las baldosas viejas

Liquidlibrary/liquidlibrary/Getty Images

La cerámica vieja o las placas de piedra se pueden restaurar y pulir para que parezcan como nuevas. Eso las convierte en un verdadero hallazgo en aquellas casas donde le pusieron una alfombra por arriba. Muchos dueños de casas, en lugar de remover las cerámicas originales antes de colocar las alfombras, simplemente cubrieron los azulejos viejos para ahorrar tiempo y dinero. La mayoría de las cerámicas o baldosas de piedra pueden ser restauradas repitiendo unos pocos pasos de limpieza hasta que se vean como nuevas.

Paso 1

Mueve todos los muebles de la habitación. Si las baldosas o cerámicas viejas están cubiertas por una alfombra, quítala.

Paso 2

Barre y aspira el piso. Usa una escoba limpia y una aspiradora vacía para eliminar completamente el polvo y la suciedad de las baldosas. Friega el suelo, usando un trapeador, jabón común y agua.

Paso 3

Aplica un removedor de cerámicas sobre los azulejos. Coloca una almohadilla abrasiva sobre un pulidor para piso, y extiende el removedor por todas las baldosas. Luego, aplica una almohadilla abrasivo nueva sobre la pulidora. Aplica lejía oxigenada sobre los azulejos o piedra con la pulidora. Deja que se seque por completo. Repite el proceso si es necesario.

Paso 4

Adjunta una almohadilla para pulir a la enceradora. Pasa cera para pisos por todas las baldosas de manera uniforme. Utiliza la cera con moderación, para evitar que se acumule. Repite estos pasos las veces que sean necesarias para lograr que el piso vuelva a brillar.

Más reciente

×