Cómo quitar un olor de una mochila

Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Las mochilas pueden atrapar todo tipo de olores en su interior, ya que a menudo se hacen de telas que no respiran bien, como el nailon y el poliéster. Una mochila puede recoger los olores de su entorno, su contenido, los líquidos derramados y hasta la transpiración del usuario. Puede ser que tardes un poco de tiempo y que requieras esforzarte, pero podrás lograr que la mochila huela bien nuevamente.

Paso 1

Lee detenidamente las instrucciones de cuidado del fabricante de la mochila para averiguar si es lavable a máquina y si la puedes sumergir en el agua. Si ya no tienes las instrucciones, contacta al fabricante.

Paso 2

Saca todo de la mochila y abre todos los bolsillos y compartimentos. Gira la mochila desde adentro hacia afuera. Pasa la aspiradora con un accesorio para rincones, especialmente en las esquinas y a lo largo de las costuras.

Paso 3

Deja la mochila afuera para que le llegue el aire, o en un lugar fresco, por lo menos durante un día.

Paso 4

Lava a mano la mochila si el olor persiste. Usa una esponja o un paño húmedo y un poco de detergente suave. Usa un cepillo para fregar todas las superficies, dentro y fuera, con el agua jabonosa. Enjuaga la mochila a fondo con agua fresca y limpia y deja que se seque.

Paso 5

Remoja la mochila si todavía tiene un mal olor y si el fabricante permite el remojo. Deja la mochila en remojo durante la noche en una bañera llena de agua, con 1/2 taza de bicarbonato de sodio y unas gotas de aceite esencial de lavanda (si lo deseas).

Paso 6

Lava la mochila en la lavadora como último recurso, pero sólo si el fabricante permite el lavado a máquina. Lava la mochila usando sólo el ciclo suave. Quita las cuerdas o lazos sueltos o desmontables antes de lavarla. Añade 1/2 taza de vinagre blanco a la máquina justo antes de que comience el enjuague final en el ciclo de lavado.

Paso 7

Deja que tu mochila se seque al aire durante al menos un día.

Más reciente

×