Cómo quitar lo oxidado de tornillos viejos

••• Jonathan Ferrey/Getty Images News/Getty Images

Si eres propenso a tirar clavos y tornillos oxidados, es probable que hayas siempre pensado que estabas haciendo lo más seguro y responsable. Después de todo, representan un peligro potencial y no sirven para nada, ¿verdad? Error. La mayoría de los tornillos oxidados en realidad son todavía del todo útiles, si les quitas el óxido, por supuesto. Esto puede hacerse utilizando un agente de limpieza totalmente verde que es probable que tengas en la despensa de tu cocina.

Passo 1

Verifica la etiqueta en tu vinagre. Debe ser sin diluir. Muchos productos de vinagre están diluidos con agua para reducir su acidez, pero necesitas que esté bastante fuerte para quitar lo oxidado.

Passo 2

Llena el contenedor hermético a 2/3 con vinagre. Deja al menos una pulgada (2,54 cm) libre arriba, siquiera, de tal forma que cuando coloques los tornillos en el contenedor no se derrame.

Passo 3

Deja los tornillos en el baño de vinagre por 24 horas. Una vez que los has sumergido en el baño pon la tapa firmemente. Puedes agitar los tornillos cada pocas horas para desalojar el óxido.

Passo 4

Talla los tornillos fregándolos con un cepillo de dientes bajo un chorro de agua caliente. En el vinagre, todo o casi todo el óxido se habrá soltado. Sin embargo, puedes quitar cualquier mancha fregando los puntos en el tornillo con el cepillo de dientes mientras les quitas el vinagre.

Passo 5

Seca los tornillos completamente. No los dejes secar al aire, en vez de eso, sécalos completamente con un trapo de limpieza seco. Si tu trapo empieza a empaparse, cambia a uno nuevo, o volverás a ver los inicios de la oxidación en los tornillos en un tiempo corto.

Más reciente

×