Cómo reducir las vibraciones de las lavadoras y las secadoras

Ryan McVay/Photodisc/Getty Images

Si tu nueva lavadora no solo agita tu ropa, sino que sacude a toda la casa con vibraciones ruidosas, revisa la disposición y la ubicación de la misma. Algunas vibraciones y un poco de ruido son normales, pero si las lavadoras vibran demasiado, esto puede producirles daños estructurales. Las vibraciones son comunes en las lavadoras de carga frontal, que giran más rápido que las de carga superior.

Paso 1

Retira los materiales de embalaje para el envío. En la parte posterior de la lavadora, encontrarás cuatro pernos que se usan para evitar que la lavadora se dañe durante su transporte. Quítalos con una llave inglesa si siguen allí. Quita las abrazaderas que mantienen a los pernos en su lugar. Quita la espuma de plástico que sostiene el tambor del interior de la lavadora.

Paso 2

Coloca una toalla sobre la lavadora. Tuerce las perillas de la patas que se encuentran en las esquinas de la lavadora hasta que ésta quede nivelada. Ajusta las tuercas de las patas para que no se muevan. Si no queda nivelada, la lavadora vibrará sobre las patas.

Paso 3

Revisa el equilibrio de la carga en la lavadora. Abre la puerta y mira si la ropa se ha amontonado en uno de los lados. Redistribuye el lavado o añade un par de toallas para emparejar el peso.

Paso 4

Considera usar tapetes o alfombras de goma resistentes diseñados para absorber las vibraciones y mantener las patas de la lavadora en su lugar si ajustar el nivel y la carga no da resultado.

Más reciente

×