Cómo restablecer la albahaca cuando empieza a marchitarse

Thinkstock/Comstock/Getty Images

En inglés, la albahaca recibe el nombre de "basil", que a su vez significa "rey" en griego. Siguiendo este juego de palabras, podríamos concluir que la albahaca es la reina de las hierbas, al menos según el sentido griego de la palabra inglesa. Más de 150 especies de albahaca son cultivadas en todo el mundo y, si lo deseas, también tú podrás cultivarla en tu jardín. La más común es la albahaca dulce (Ocimum basilicum). Aunque se desarrolla mejor cuando es plantada en el suelo, esta hierba también se puede cultivar en macetas. A la albahaca le gusta el calor, la luz del sol y el riego regular. Si ves que se está marchitando, tendrás que tomar una serie de medidas rápidas para remediar la situación y poder restablecer la planta.

Paso 1

En cuanto notes que las plantas de albahaca se están marchitando, riégalas. Proporciónales agua abundante, pero sin exagerar; si la tierra se encharca, será señal de que el riego es excesivo. Las plantas deberían comenzar a reavivarse poco después.

Paso 2

Pinza las hojas marchitas y utilízalas en la cocina. Esto es especialmente recomendable cuando únicamente algunas partes de la planta muestran signos de marchitez pero siguen estando verdes. De hecho, el punzamiento de las puntas es el método que generalmente se utiliza para conseguir un desarrollo más profuso de las plantas y asegurar así una buena cosecha. Para este mismo fin, también será útil pinzar las cabezas florales antes de que se abran.

Paso 3

No desentierres las plantas para trasladarlas, a menos que hayas descubierto que se encuentran en una zona del jardín que se queda empapada tras el riego. Ten en cuenta que el exceso de agua no le sienta bien a la albahaca; prefiere estar bajo el sol directo y en un lugar bien drenado, donde pueda prosperar y convertirse en arbusto. Si vives en una zona fría, cultivar la albahaca te puede resultar un poco más difícil; por esta razón, algunos jardineros prefieren plantarla en macetas. Si las tuyas también están en contenedores, proporciónales un largo y abundante riego, y deja que escurran el agua por completo. Si no existen otros problemas, deberían recuperarse sin más.

Paso 4

Examina las plantas para ver si hay signos de presencia de insectos o enfermedades. Si tienen manchas inusuales o hay trozos mordidos en las hojas, es posible que el problema sea más grave y que el marchitamiento se deba a alguna enfermedad o infestación. Aunque es bastante raro que esto ocurra en la albahaca, valdrá la pena investigar. Si encuentras hojas que se han puesto de color marrón y se han marchitado de repente, es muy probable que el responsable sea un hongo del género Fusarium. Desentierra las plantas y deséchalas. Pide consejo en el vivero de tu localidad sobre remedios y aerosoles no tóxicos que sirvan para combatir las plagas y enfermedades de la albahaca.

Más reciente

×