Cómo usar rulos de esponja en el cabello

Siri Stafford/Photodisc/Getty Images

Los rulos de esponja son útiles para rizar tu cabello, si quieres ahorrar algo de tiempo en tu rutina matutina. Son fáciles de aplicar y de quitar sin dañar tu cabello. También son relativamente cómodos para usar mientras duermes, y se mantendrán en su lugar si los aplicas correctamente.

Paso 1

Peina el cabello hacia atrás y quita todos los nudos. Si lo deseas, puedes aplicar ligera capa de crema hidratante. Para el cabello rizado o áspero, la aplicación de la crema hará que se fijen mejor los rizos.

Paso 2

Divide tu cabello en 4 partes iguales. Empezando con una de las partes posteriores, toma una parte del cabello, de no más de 1 1/2 pulgadas (3,8 cm) de ancho.

Paso 3

Antes de enrollar el cabello en el rulo, debes envolver el papel a su alrededor, de a uno a la vez; no los envuelvas al mismo tiempo, o este se saldrá. Toma un rulo envuelto con papel e inmediatamente enrolla una pequeña parte de cabello. Es posible usar los rulos de esponja sin el papel, pero esto puede ocasionarle algún daño al cabello frágil. La esponja es suave al tacto pero áspera para los folículos del cabello cuando los rulos se frotan hacia adelante y atrás durante la noche.

Paso 4

En una mano toma la sección del cabello y en la otra el rulo, mientras sostienes el papel en su lugar. Pon la punta de la sección del cabello sobre el papel. Mientras la mantienes plana contra el rulo, empieza a doblarlo lentamente hasta que la porción de cabello deseada esté enrollada. Para un rizo suelto en las puntas, enrolla el cabello alrededor de todo el rulo aunque sea una vez. Cuantas más veces enrolles el cabello alrededor del rulo, más rizado quedará. Para unos rulos bien definidos, usa partes más pequeñas de cabello y enróllalas firmemente.

Paso 5

Repite este proceso de dividir en pequeñas partes, aplicar el papel a los rulos, y enrollar el cabello. Termina las partes posteriores y pasa a las dos delanteras. Ponte una seda suelta o pañuelo de satén antes de ir a la cama. Esto evita que se caigan los rulos de esponja y que el cabello se reseque por el roce con las sábanas y las fundas.

Más reciente

×