Cómo trasplantar a los agapantos

Getty Images/Photodisc/Getty Images

Los agapantos son perennes con flores, nativos de Sudáfrica. Generalmente son cultivados como plantas de macetas que se tienen afuera durante el verano y se llevan adentro en el invierno. Les gusta estar abarrotadas en sus macetas, pero si comienzan a producir menos flores que de costumbre, es el momento de trasplantarlas. El agregado de bolas de espuma de poliestireno debajo de la tierra en que están plantados tiene el efecto de levantar ligeramente la temperatura de la tierra, lo que hace que el agapanto crezca como loco.

Paso 1

Toma una maceta que sea de 1 a 2 pulgadas (2,5 a 5 cm) más grande que la maceta en la que están los agapantos creciendo. Coloca 2 pulgadas (5 cm) de bolas de espuma de poliestireno en el fondo de la misma. Cubre las bolas con papel de diario, doblado de tal manera que quede bien en el diámetro interior de la maceta. Los bolsillos de aire alrededor de las bolas ayudan a mantener a las raíces calientes desde abajo hacia arriba. El papel de diario evita que la tierra llene esos bolsillos.

Paso 2

Saca al agapanto de su maceta actual. Vuelca la maceta sobre el costado y golpea el borde inferior en el suelo. Esto debería aflojar la raíz de manera que puedas deslizar la planta hacia afuera.

Paso 3

Con cuidado pon la raíz en la nueva maceta, centrándola. Llena los espacios vacíos con tierra. Usa el extremo de la clavija para apisonar la tierra en la pequeña zona que hay entre la raíz y el borde del recipiente. Afirma la tierra pero no la comprimas.

Paso 4

Riega al agapanto trasplantado para que se asiente en su nuevo lugar. Deja que el agua drene por el fondo de la maceta. Cuando haya drenado por completo, vuelve a regarla. Esto te asegurará que la planta esté bien humedecida.

Paso 5

Aliméntala semanalmente con un fertilizante que se diluya en agua. Riega la planta el día antes a darle ponerle el fertilizante para que las raíces puedan absorber mejor y utilicen sus nutrientes.

Más reciente

×