Tratamiento para el envenenamiento por cebolla en perros

Janie Airey/Digital Vision/Getty Images

La cebolla contiene tiosulfato, que es altamente tóxico para los perros. Mientras que una pequeña cantidad de cebolla en la comida no causa daño inmediato, es posible que se acumule en el torrente sanguíneo y cause anemia. La ingestión de 600 g a 800 g de cebolla en un período corto de tiempo puede causar anemia (Referencia 2). La ingesta de 150 g por día en un período de varios días puede causar paulatinamente el mismo efecto (Referencia 2). Hay varios métodos para tratar el envenenamiento por cebolla según la gravedad de la situación. Si un perro ha ingerido una cantidad insignificante, el veneno se expulsará de manera natural y no se necesitará hacer mucho. Las instrucciones son para perros que han consumido una dosis grande.

Para dosis grande

Paso 1

Janie Airey/Digital Vision/Getty Images

Determina si el perro realmente ha ingerido una gran dosis de cebolla. La evidencia incluye haber visto cuando la consumió o los restos de comida. Los síntomas pueden incluir debilidad, vómitos y sangre en la orina (Referencia 2). El interés en los alimentos es muy poco o nulo. No esperes a que aparezcan los síntomas si sospechas que la ingirió.

Paso 2

Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Llama al número del consultorio de tu veterinario o al número gratuito de la línea de emergencias de control de envenenamientos local para mascotas. No descuides al perro mientras lo haces.

Paso 3

Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images

Si te lo aconsejan y si el perro no lo ha hecho todavía, provoca el vómito. Si te lo indican, administra por vía oral 1 cucharadita de peróxido de hidrógeno por cada 10 libras (4,5 kg) de peso. Si no tienes peróxido de hidrógeno, reemplázalo con 1 cucharada de mostaza en polvo en 1 taza de agua. (Referencia 1).

Paso 4

Colócale el bozal y asegúralo para evitar mordeduras. El perro puede estar agitado o asustado por tu nerviosismo o por la situación (Referencia 3).

Paso 5

Dean Golja/Digital Vision/Getty Images

Corre al veterinario, a menos que se te haya aconsejado otra cosa por teléfono. Aunque el veneno puede ser expulsado naturalmente del sistema, es posible que necesite una transfusión de sangre al mismo tiempo (Referencia 1).

Para dosis pequeña

Paso 1

Janie Airey/Digital Vision/Getty Images

Determina si el perro comió cebolla. El remedio para una dosis más pequeña es menos drástica y no le hará daño si se diagnostica incorrectamente.

Paso 2

Photodisc/Photodisc/Getty Images

Llama al veterinario o técnico veterinario para recibir orientación.

Paso 3

Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images

Dale leche de magnesia si te lo aconseja. Si no tienes a la mano, dale leche de vaca. Esto no es una cura, pero disminuirá los efectos del veneno.

Paso 4

Thinkstock/Stockbyte/Getty Images

Mantente atento a los síntomas de los próximos días. Si ha ingerido una cantidad muy pequeña, no habrán síntomas, o desaparecerán cuando la cebolla se haya suspendido de su dieta.

Paso 5

Dean Golja/Digital Vision/Getty Images

Llévalo inmediatamente a su veterinario si comienzan los síntomas de diarrea, letargo, sangre en la orina o vómito.

Más reciente

×