DESCUBRIR
×
Loading ...

Diez cosas que hacen los snobs

Getty Images

Introducción

Como muchos sabrán, el término snob proviene de una contracción de la expresión “sine nobilitate”, es decir, sin nobleza. Se trata de personas no pertenecientes a la más alta élite, pero que pretenden serlo y viven como si lo fueran. Se dice que en Inglaterra, durante el siglo XIX, al lado del nombre de aquellos que eran simples burgueses aparecía la calificación “sin nobleza” abreviada como “s. nob.”, para definirlas como personas con falta de estatus. Y hoy se utiliza para nombrar a quienes buscan exageradamente la posición de élite. Como ha escrito William Makepeace Thackeray, "snob es aquel que admira mezquinamente cosas mezquinas”. Aquí se analizan 10 cosas que este tipo de personas suelen hacer.

Andreas Rentz/Getty Images Entertainment/Getty Images

Intereses superfluos

Estas personas tienen pretensiones sociales y gustos "excéntricos". Están atentas a la moda y al lujo de los estilos de vida más refinados, ya sea en viajes, atracciones artísticas, vestimenta, electrónica, vehículos de último modelo, comidas y bebidas, e incluso, maneras de pensar. Cuentan con los recursos económicos para llevar esa vida. Adquieren lo último en tecnología y compran productos de las marcas más caras. Y no solo están atentas a lo propio, sino que también se fijan en lo ajeno para emitir juicios de valor sobre la gente que los rodea.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Vida refinada

Realizan actividades culturales sofisticadas: van a comer a restaurantes muy caros, donde piden “el vino más caro de la casa”. Al pagar la cuenta, lo hacen en efectivo sin importar que sean grandes sumas de dinero, apilando un billete sobre otro. Y tienen algunas actitudes ridículas y poco naturales como, por ejemplo, esforzarse por comer con palillos chinos aunque no les salga naturalmente, o consumir productos claramente no propios de su cultura y poco conocidos socialmente, por el sólo haber escuchado sobre ellos.

Getty Images

Conversaciones que exhiban estatus

En sus conversaciones sociales, el snob demuestra un acopio de conocimiento que absorbió escuchando a aquellos de los que es fanático. Por eso a estas personas puede vérselas u oírlas emulando lenguajes, expresiones, modismos, gestos y hasta opiniones de las clases socioeconómicas más altas. Necesitan ser escuchados, ya que suelen ser inseguros y quieren ser aceptados, pero no aceptan a los demás, por el contrario, atacan a los que piensan diferente. En general, sus conversaciones tienen un único objetivo: manifestar sus gustos y las costumbres de su vida refinada.

Getty Images

Son elitistas

Tratan con desprecio a quienes no califican como pares y consideran inferiores. Suelen mirar mal a quien no esté a su mismo nivel social. En las conversaciones, un snob va a dar gran interés a quienes demuestren buen estatus social y le interesará poco el que carezca de tal. A la vez, el snob es adulador de aquellos a quienes considera superiores. Tienen una admiración injustificada por lo que rodea la buena vida y las ocupaciones laborales prestigiosas. Sienten la necesidad de demostrar por todos los medios que cuentan con las posibilidades económicas para llevar una vida de gustos costosos.

Christopher Robbins/Stockbyte/Getty Images

Inconvenientes en sus relaciones

Muchas veces el snob puede presentar problemas en sus relaciones amistosas, ya que por sus intereses necesita acercarse a las personas adecuadas en los momentos indicados para obtener el prestigio que busca. Por eso, a veces un amigo cercano no es quien puede brindarle las oportunidades sociales necesarias, y por el contrario, necesita acercarse a quienes puedan acercarle las circunstancias correctas que le otorguen los beneficios buscados para su reputación. Además, puede manifestarse aburrido o con conductas desagradables frente a su ámbito social al ver que no le otorga dichos beneficios para su prestigio, provocando un alejamiento propio o del resto.

Getty Images

Vehículos sofisticados

Demás está decir que un snob jamás viajará en transporte público. Pero además de contar con automóviles caros, los snobs suelen tener otros vehículos extraordinarios como motos de último modelo, barcos, yates u otros transportes acuáticos, toda clase de aparatos de esparcimiento que acarrean en sus vacaciones o durante el fin de semana, como motos de agua y cuatriciclos, entre otros. En los casos más extremos, cuentan con aviones privados o helicópteros, o en el caso de no poseerlos, gastan mucho dinero en vuelos privados que utilizan para cuestiones efímeras como ir y volver en el día de una ciudad a otra.

Getty Images

Actividades y deportes de élite

Un snob no presta atención a las atracciones y deportes populares como puede ser el fútbol u otros actividades de interés masificado, sino que sigue con detenimiento, participa y hasta practica actividades de élite como el polo, el golf, o incluso, el tenis. Practican o participan de este tipo de eventos, en donde aprovechan a rodearse de gente de alto poder adquisitivo. Y luego, estas ocupaciones serán centro de sus conversaciones públicas, donde nuevamente elegirán codearse con entendidos y desestimarán a quienes ignoren al respecto.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Instituciones de prestigio

Cuestiones como la escuela elegida para los niños, la Universidad (en lo posible, con el algún paso por el extranjero), los clubs deportivos y sociales, las actividades que se realizan y el ámbito laboral suelen ser elecciones fundamentales que determinarán el curso de la vida de elite que se busca. Estas elecciones son de suma importancia tanto para la vida de relaciones dirigida a rodearse de la gente buscada, como para dar indicios que revelen que se cuenta con una buena capacidad adquisitiva.

Getty Images

El apellido

Entre las cuestiones más superfluas de la vida de los snobs se encuentra la especial atención que prestan a los nombres y apellidos de quienes los rodean. Por tal sencilla característica, y con un criterio sumamente subjetivo, prejuicioso y arbitrario, los snobs admiran a ciertas familias a quienes consideran de “buen apellido” y desprecian a otras, cayendo en conductas discriminatorias. En algunos países, el doble apellido o algunos apellidos emblemáticos suelen considerarse de prestigio porque indican una pertenencia a familias fundadoras de la patria, con un historial terrateniente y un próspero buen pasar.

NA/AbleStock.com/Getty Images

Lenguaje especial

Los snobs no utilizan ciertas palabras comunes y corrientes del lenguaje por estigmatizarlas de vulgares o propias de las clases bajas y, en su lugar, buscan sinónimos para evitarlas, que no siempre resultan exactamente pares y a veces, incluso, suenan mal aplicadas. Por otro lado, siempre que sea posible expresar algo en el idioma propio como en uno extranjero, se utilizará esta última opción, con el objetivo de seguir manifestando indicios que revelen una buena capacidad adquisitiva.