Cómo afecta al acoso cibernético a los adolescentes

Escrito por susan ayers | Traducido por verónica sánchez fang
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo afecta al acoso cibernético a los adolescentes
El acoso cibernético puede arruinar la reputación por medio de rumores y mentiras. (Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images)

Uno de cada tres adolescentes ha sido víctima de acoso cibernético, según una encuesta de 2006 de la organización estadounidense "Fight Crime: Invest in Kids". El acoso cibernético es a menudo, al igual que la intimidación en persona, un intento para hacer que otra persona se sienta mal consigo misma. El acoso cibernético ocurre a través de las comunicaciones electrónicas que se presentan en forma de mensajes de texto o instantáneos y mensajes en sitios web como Facebook o Myspace. El acoso cibernético afecta negativamente a la víctima y al agresor.

Otras personas están leyendo

Acontecimientos

El acoso cibernético viene en muchas formas. Un acosador cibernético puede engañar a su víctima haciéndose pasar por otra persona enviando mensajes o publicando en sitios web. Este acosador puede obtener información privada de un adolescente y reenviarla a una multitud de amigos y conocidos. Esto podría hacerse por medio de fotos privadas o fotos que fueron tomadas sin conocimiento de la víctima. Los delincuentes también esparcen en línea chismes y mentiras acerca de una víctima para llegar a muchas personas rápidamente. Los acosadores cibernéicos de adolescentes pueden crear fotos despectivas de las víctimas y compartirlas rápidamente a través de Internet o sus teléfonos celulares.

Un acosador obstinado puede bloquearle a una víctima sus propias cuentas de correo cambiando la contraseña, hackear su computadora personal para robar cuentas de bancos, tarjetas de crédito y otra información financiera y contraseñas, e incluso cargar un virus.

Señales

Un adolescente que es víctima de acoso cibernético puede presentar síntomas físicos y emocionales. Sus calificaciones pueden bajar y puede comenzar a actuar de forma anormal en casa. Él podrá retirarse de situaciones sociales y comenzar a evitar el uso de Internet o de su teléfono celular. La víctima puede tener dificultad para dormir, perder el apetito, evitar las actividades escolares y mostrar signos de angustia emocional. Los signos de angustia emocional incluyen dolores de cabeza, dolores de estómago, tristeza, depresión, pesadillas y arrebatos de ira.

Los adolescentes que son molestados de forma cibernética a menudo tienen síntomas físicos, como dolores de cabeza. Un acosador cibernético es más propenso a sufrir de trastornos de hiperactividad. Puede sentirse inseguro en la escuela. También es más probable que abuse del alcohol y los cigarrillos y demuestre problemas de conducta.

Reacciones

Un adolescente que sufre de acoso cibernético puede ser reacio a pedir ayuda a sus padres. Pueden sentir vergüenza de que el acoso se está produciendo. También pueden temer que los privilegios de su computadora o teléfono celular puedan ser revocados. Un adolescente, posiblemente, puede recurrir a la intimidación cibernética él mismo, devolviendo el acoso al delincuente. Él puede decidir vengarse de la persona que lo intimidó. Un adolescente también puede reaccionar evitando amigos y familiares.

Seguridad

Los adolescentes pueden tener "seguridad cibernética" guardando contraseñas privadas, lo que limita la cantidad de información personal que publican en línea y limitar el número de personas a las que les dan sus números de teléfono celular, y nunca conocer a un extraño virtual cara a cara. Los adolescentes deben decirle a sus padres u otros adultos de confianza si el acoso cibernético se vuelve demasiado difícil de manejar.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles