DESCUBRIR
×

¿Cómo hacer que un caballo deje de morder a los humanos?

Actualizado 22 julio, 2017

Lidiar con un caballo que muerde a los humanos es una operación muy peligrosa que debe ser manejada con delicadeza ya que una mordedura de caballo puede resultar en la pérdida de extremidades o incluso en la muerte. En este contexto, una mordedura de caballo se debe definir como la apertura de la boca del mismo en dirección a un humano para encajar su dentadura y atrapar su cuerpo, ropa o aire. Idealmente, su entrenamiento debe evitar que el caballo comience este comportamiento. Sin embargo, si este empieza a morder, existen métodos para prevenir que vuelva a suceder.

Instrucciones

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
  1. Establece desde una edad joven que mordisquear y morder no son una forma aceptable de jugar, mostrar afecto o dominación. Cuando una yegua muerde, repréndela inmediatamente con firmeza jalándola a un lado y diciéndole en voz alta que morder no es aceptable.

  2. Toma con la mano la nariz del caballo y frótala con suavidad pero consecuentemente. Cuando el caballo quite la cabeza, deja de frotar. Una vez que el caballo volteé la cabeza de nuevo hacia tí, comienza a hacerlo otra vez para establecer un sentido de comodidad y límites respetados entre tu y él.

  3. Evita que el caballo desarrolle hábitos relacionados con morder haciéndolo sociable. Las yeguas, los capones y especialmente los sementales deben socializar con los humanos y otros caballos con el fin de obtener un sentido de respeto mutuo.

  4. Asocia comportamientos positivos con la boca del caballo, brindándole mucho cariño rozando su nariz, mandíbula y estómago e incluso jugando con los lados de la boca y la lengua. Muchas veces un caballo muerde por necesidad de atención, por lo que el establecimiento de una relación temprana puede reducir significativamente el riesgo a que muerda.

  5. Realiza una acción inmediata si el caballo demuestra un comportamiento relacionado a morder. Haz ruidos para intimidarlo gritando o golpeando metales fuertemente para hacerle saber que morder no es un comportamiento aceptable. Si un caballo sigue mordiendo, mantenlo a distancia y ponte en contacto con un entrenador profesional de caballos.