DESCUBRIR
×

Características del desarrollo de los niños de 2 y 3 años

Actualizado 13 junio, 2017

Los segundos y terceros años de vida están marcados por cambios rápidos en las características físicas, cognitivas, de personalidad y sociales. Los psicólogos del desarrollo no observan estos cambios como algo separado o aislado, sino como influencias interdependientes en el desarrollo del niño como un todo. La mayoría de los modelos de desarrollo en niños comprende los cambios cognitivos, sociales y personalidad como aspectos que emergen, y que luego influencian los cambios físicos de la maduración.

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Desarrollo físico

La maduración física de un niño durante su segundo año resulta en la habilidad de correr, patear un balón, caminar en puntas de pie y saltar. La afinación de las capacidades motoras, tales como pasar hojas de libro, sostener un crayón y dibujar círculos, también se hacen presentes. Para fines del tercer año la mayoría de los niños puede montar un triciclo, empujar y tirar juguetes, hacer equilibrio en un sólo pie y lanzar un balón.

Comstock/Comstock/Getty Images

Desarrollo cognitivo

El psicólogo infantil Jean Piaget afirmaba que los niños en el segundo y tercer año de vida tienen habilidades operativas preoperacionales. En este estadio del desarrollo, un niño comienzo a utilizar la representación lingüística para imágenes abstractas, tales como las palabras "Mami" y "Papi", para quienes le brindan los primeros cuidados. La representación simbólica también aparece en los juegos de simulación, por ejemplo en aquellos en los que los niños representan con muñecos a los miembros de la familia. Los niños de esta edad no son capaces de ver el mundo desde el punto de vista de otro, fenómeno que Piaget denominaba "egocentrismo".

Toddler image by Mykola Velychko from Fotolia.com

Desarollo de la personalidad

Durante el segundo y tercer año de la infancia, un niño manifiesta un sentido de sí mismo, de propósito y voluntad. El psicólogo infantil Erik Erikson expresa que los cambios en la personalidad acompañan las transiciones físicas y cognitivas que el niño está experimentando. Al volverse sus piernas los suficientemente fuertes para soportar su peso y permitirle la movilización, el niño desarrolla un nuevo sentido de independencia e iniciativa. Con el desarrollo cognitivo del lenguaje figurativo, el niño comienza a desarollar un sentido de sí mismo y del otro, representado en palabras tales como "yo", "mío" y "no".

tethered toddler image by marilyn barbone from Fotolia.com

Desarrollo social

El Dr. T. Berry Brazelton describió la vida social del niño como de exploración y manipulación social. En este período el niño interactúa mayormente con adultos, de quienes depende para saciar determinadas necesidades. A medida que aumenta la autonomía del niño, decrece la dependencia de los adultos. De todos modos, quien le brinda el cuidado permanece como la autoridad que gobierna la independencia en el desarrollo del niño. En este momento, el niño aprende técnicas emocionales y del comportamiento que le permite saciar de forma exitosa sus necesidades, mientras aprende a lidiar con la frustración que generan los deseos no logrados.

toddler singing image by Mary Beth Granger from Fotolia.com