Cómo hacer macarrones con queso caseros para un bebé

Escrito por m.h. dyer | 19/07/2017
Cómo hacer macarrones con queso caseros para un bebé
Alimenta a tu bebé un poco "crecido" con macarrones con queso. (feeding a child image by NiDerLander from Fotolia.com)

Deja que tu bebé sienta que ha crecido y sírvele un poco de macarrones con queso caseros hecho especialmente para él. Aunque tu bebé se desarrolle a su propio ritmo, y todos los bebés seann diferentes, el Missouri Department of Health sugiere que los bebés deben tener por lo menos de 8 a 10 meses de edad antes de darles macarrones con queso y otras pastas. Asegúrate de que tu bebé pueda triturar los alimentos con las encías antes de permitirle probar macarrones con queso.

Cocina 1/2 taza de macarrones pequeños según las instrucciones del envase. Cocina la pasta hasta que los fideos estén muy suaves. Escurre los fideos, y después coloca los fideos calientes en un tazón.

Añade 1/2 taza de queso rallado y revuelve hasta que se derrita el queso. Utiliza un queso suave como Monterey Jack, mozzarella, colby o queso americano. Los bebés más grandes pueden disfrutar del sabor de quesos fuertes como el cheddar.

Agrega de 1 a 3 cucharadas de leche entera, fórmula, leche materna o yogur a la mezcla de fideos y queso. Alternativamente, agrega valor nutricional adicional sustituyendo con calabaza enlatada o con comida de calabaza para bebés. Sirve los macarrones con queso calientes para tu bebé.

Revuelve con pequeños trozos de verduras o de pollo cocidos para los bebés más grandes. Asegúrate de que tu bebé está listo para comer con los dedos, y que sus habilidades motoras se hayan desarrollado lo suficiente para agarrar objetos entre el pulgar y el índice. Para la mayoría de los bebés, esto ocurre entre los 8 y 10 meses, informa el Missouri Department of Health.

Necesitarás

  • 1/2 taza de macarrones pequeños

  • Tazón

  • Cuchara mezcladora

  • 1/2 taza de queso rallado

  • 1 a 3 cucharadas de leche entera, leche materna, fórmula, yogur o calabaza enlatada (canned pumpkin)

  • Pequeños trozos de pollo cocido o verduras (para bebés más grandes)