Cómo lidiar con un niño que empuja

Escrito por kathryn hatter | 19/07/2017
Cómo lidiar con un niño que empuja
Los niños pequeños a menudo no saben qué hacer con sus sentimientos de ira. (Creatas/Creatas/Getty Images)

Cuando ves agresión por pare de tu niño, tu primera reacción puede ser la sorpresa y luego preocupación por lo que puede estar pasando con tu hijo. Los niños pequeños no tienen las habilidades extensas de lenguaje que los niños mayores y los adultos tienen, por lo que pueden atacar físicamente cuando se frustran. Si tu niño empuja, corrígelo con firmeza, pero con amor, para enseñarle sobre la expresión aceptable de la ira y la frustración.

Interviene inmediatamente cuando tu niño empuja. Dr. William Sears, pediatra y autor, dice a los padres que separen a su niño agresivo inmediato cuando empuja a otra persona. Dile "No empujes. No empujamos a la gente".

Mueve tu niño a un lugar tranquilo donde pueda sentarse por un minuto para darse cuenta de que está mal empujar. Retirarlo y evitar que siga jugando le enseña que empujar es algo que tú no quieres que haga.

Explica a tu hijo que empujar duele y no es agradable hacer daño a los demás, indica el sitio web Zero to Three. Podría decir: "Sé que estás enojado por ese juguete, pero no empujamos a los demás cuando nos enojamos. No hacemos daño a los demás".

Dile a tu niño que puede pedirte ayuda cuando se siente frustrado o enojado. Podrías decir: "Dile a mamá cuando tengas ganas de empujar y te ayudaré a pensar en una cosa mejor que hacer".

Ayuda a que tu niño se disculpe con el otro niño. Si es preverbal, pide disculpas por él para que pueda oírte. Podrías decir: "¡Joshua está muy apenado por haberte empujado! No nos vamos a empujar de nuevo". Si tu hijo puede emitir una disculpa, pídele que se disculpe. Un abrazo puede ser suficiente como una disculpa, también, si se desea.

Observa a tu niño para detectar signos o indicios de que se siente irritable y que es fácilmente provocado. Estos momentos pueden producirse cuando está demasiado cansado, tiene hambre o se siente abrumado por demasiada estimulación. Si cualquiera de estas situaciones hace que sea probable que tu hijo ataque, sácalo de ese ambiente, o supervisa muy de cerca para que puedas interceder antes de que ocurra cualquier agresión.

Tip

Las consecuencias consistentes por empujar le enseñan a tu hijo que este comportamiento es inaceptable, asesora la página web Zero to Three. Si siempre sientas a tu hijo en el tranquilo tiempo de espera por un momento o dos cuando arremete y empuja, eventualmente comenzará a controlar sus impulsos. Este entrenamiento constante toma tiempo, sin embargo. El Dr. Sears afirma que en algún momento entre las edades de 2 y 3, la mayoría de los niños comienzan a controlar la agresión porque aprenden más palabras para comunicar su frustración.

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles