DESCUBRIR
×

Cómo congelar cerezas frescas recién recolectadas

Actualizado 21 febrero, 2017

Mejores que sus contrapartes en conserva, las cerezas recién recolectadas ofrecen una multitud de opciones. No importa si eliges comerlas al natural, una por una, o incorporarlas en una receta, tendrás que congelarlas si no las vas a utilizar dentro de los seis días después de recogerlas.

Instrucciones

cherry image by lena Letuchaia from Fotolia.com
  1. Coloca las cerezas, con sus tallos intactos, en un colador y enjuágalas bien con agua fría. Si tienes una gran cantidad de cerezas, no sobrecargues el colador. En su lugar, lávalas en lotes para eliminar eficazmente los contaminantes de la superficie.

  2. Permite que el agua drene completamente del colador. Cuando el agua ya no gotee de la parte inferior del colador, coloca las cerezas en varias capas de toallas de papel para secarlas. Limpia el exterior de las cerezas para eliminar las gotas de agua.

  3. Pon las cerezas, en una sola capa, en una bandeja plana o una bandeja de horno. Deja espacio entre cada pieza de modo que no se toquen.

  4. Coloca la bandeja de horno en el congelador durante aproximadamente 6 horas o toda la noche. Retira las cerezas congeladas de la bandeja y colócalas en bolsas herméticas de plástico para congelar.

  5. Etiqueta las bolsas con la fecha y almacénalas durante un máximo de un año en el congelador.

Consejos

  • Las cerezas maduras deben verse regordetas y de color brillante, y los tallos deben estar adjuntos.
  • Si no tienes espacio en tu congelador para una bandeja, utiliza un plato para hornear en su lugar.
  • Extrae todo el aire de las bolsas antes de sellarlas para evitar quemaduras por congelación.

Advertencias

  • Maneja las cerezas con cuidado para evitar hacerles magulladuras.

Necesitarás

  • Agua
  • Colador
  • Toallas de papel
  • Bandejas para hornear
  • Bolsas herméticas de plástico
  • Marcador o lápiz