Cómo convertir la fruta fermentada en comida para plantas

Escrito por mason howard
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo convertir la fruta fermentada en comida para plantas
(Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Los granjeros orgánicos y los jardineros siempre están buscando nuevos métodos de fertilización que estén libres de químicos y que puedan reciclarse naturalmente por sí mismos. Para hacer un fertilizante orgánico una de las fuentes viables es usar los restos de frutas y aquéllas que estén viejas y convertirlas en un abono líquido. Esta clase de abono contiene microorganismos que ayudan al crecimiento de la planta y que benefician al suelo proveyéndolo de vitaminas, ácidos orgánicos y antioxidantes. Es apropiado para regar las plantas y para rociar el follaje.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un cuchillo de chef
  • Una jarra
  • Un papel de dibujo
  • Una cuerda

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Corta la fruta en pequeños trozos usando un cuchillo de chef.

  2. 2

    Pon la fruta en una jarra.

  3. 3

    Agrega una cantidad de melaza igual a la cantidad de fruta que has puesto. Mezcla la fruta y la melaza hasta que estén bien integradas.

  4. 4

    Cubre la apertura de la jarra con papel de dibujo y asegúralo con la cuerda.

  5. 5

    Coloca la jarra en un lugar oscuro.

  6. 6

    Deja la fruta una o dos semanas para que fermente. Remueve el papel y agita ocasionalmente el contenido para que se liberen los gases.

  7. 7

    Vierte el contenido a través de un paño y dentro de un recipiente para extraer todo el líquido.

  8. 8

    Para usar el fertilizante dilúyelo con agua. Por cada cucharada usa dos tazas de agua.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles