Cómo cultivar tomates orgánicos

Escrito por denise howard
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cultivar tomates orgánicos
(Digital Vision./Digital Vision/Getty Images)

El cultivo orgánico es el proceso de hacer crecer plantas sin el uso de productos sintéticos. En su lugar, los jardineros orgánicos confían en métodos naturales de control de plagas y de la maleza, enriquecen el suelo con sustancias orgánicas e intentan preservar el medio ambiente tanto como es posible. Los tomates orgánicos son un producto de alta calidad, libres de pesticidas y otros residuos químicos.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Pala o desplantador
  • Mantillo
  • Abono
  • Varas de tomate
  • Hilo de bramante

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Mejora el suelo en el que vas a plantar los tomates, añadiendo sustancias orgánicas como abono, mantillo y turba. Ara la tierra y la sustancia orgánica juntas para una mejor oxigenación.

  2. 2

    El trasplante del tomate comienza cuando el peligro de helada ha pasado. Coloca las plantas en agujeros de aproximadamente 4 pulgadas de profundidad, dejando de 2 a 4 pies entre ellas.

  3. 3

    Riega las plantas abundantemente para que desarrollen un sistema de raíces profundas. Los tomates requieren riego abundante, sobre todo cuando llueve poco.

  4. 4

    Guía las plantas durante su crecimiento para que crezcan más altas, mejoren su rendimiento y para evitar que éstas se enfermen. Ata cada planta a su vara con cuerda suave o hilo de bramante, dejando espacio para que la planta crezca.

  5. 5

    Controla la maleza con abono orgánico, como paja o abono, colocando una capa de 4 pulgadas de espesor, alrededor de las plantas.

  6. 6

    Revisa regularmente si las plantas tienen plagas comunes, como gusanos picudos y gusanos de fruta. Recoge a mano los insectos y destrúyelos. Hay pesticidas botánicos y orgánicos disponibles para grandes infestaciones, como sulfato de nicotina, piretrina natural y extracto de Nim.

  7. 7

    Cosecha los tomates dos veces a la semana, en clima templado. Recógelos maduros mientras están aún firmes. Justo antes de las heladas, recoge los restantes y deja que maduren en un lugar fresco y oscuro, a unos 60 grados Fahrenheit. Cuando comiencen a ponerse rosados, deja que terminen de madurar a temperatura ambiente, cerca de 70 grados Fahrenheit.

Consejos y advertencias

  • Los tomates que maduran en la vara suelen tener mejor sabor que los que se recogen verdes, aunque dejarlos madurar de este modo, aumenta las posibilidades de que la piel se agriete.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles