Cuidado y mantenimiento de un Ficus

Escrito por melissa martin | Traducido por alejandra prego
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cuidado y mantenimiento de un Ficus
El género ficus cuenta con más de 800 especies de plantas. (ficus benjamina variegata image by strekoza from Fotolia.com)

El género Ficus contiene más de 800 especies de plantas que varían en forma, altura y en el tamaño de las hojas. Las plantas de este género que incluyen tanto enredaderas como árboles, proceden de la India, Asia y África. Si bien son originarias de climas tropicales, se han vuelto plantas comunes de Interior en los Estados Unidos debido a su poca exigencia. Una vez establecido, el ficus requiere un mantenimiento mínimo.

Otras personas están leyendo

Plantar en macetas

Elige un recipiente que contenga agujeros de drenaje en la parte inferior y que sea lo suficientemente grande como para que quepan las raíces de tu árbol. Agrega una mezcla de tierra diseñada para todo propósito en la parte inferior de la maceta y coloca la raíz. Rellena con tierra a su alrededor, manteniendo la parte superior de las raíces justo debajo de la superficie del suelo. Riega bien después de plantar.

Luz y temperatura

El ficus requiere una luz intensa, indirecta. Muchos crecerán bajo la luz solar plena, en el exterior. Si no tienes un lugar que reciba luz brillante, considera cultivar el Ficus elastica, que crece bien en condiciones de poca luminosidad. Para obtener mejores resultados, manténlo en una habitación donde la temperatura se encuentre entre 70 y 74 grados F (21 y 24 grados centígrados), durante el día y la temperatura nocturna permanezca superior a los 65 grados F (18 grados C). Si lo deseas, puedes mover el ficus al exterior, hacia un lugar soleado durante el verano y llevarlo al interior una vez que la temperatura caiga por debajo de los 55 grados F (12 grados C) durante la noche.

Riego y Fertilización

Riega el Ficus con agua tibia hasta que el agua corra por los agujeros de drenaje en la parte inferior del recipiente. Permite que el suelo quede ligeramente seco entre riegos. Tanto el exceso como la falta de agua, puede provocar que se caigan las hojas. Si estas quedan de color amarillo, es probable que la tierra esté muy seca y que la planta necesite más agua. Si un nuevo crecimiento verde se cae del árbol, reduce el riego. Diluye un fertilizante a la mitad y alimenta al Ficus una vez al mes, durante la estación de crecimiento. En otoño, cuando el crecimiento se detiene discontinúa la fertilización hasta que aparezcan nuevos brotes en la primavera.

Poda

Algunas especies de ficus pueden crecer demasiado altas si no las podas. Esto no solo controla el tamaño de la planta sino que estimula el nuevo crecimiento y produce un árbol más tupido. Usa herramientas esterilizadas y afiladas para podar. Haz los cortes justo sobre el lugar donde la hoja se une con el tallo o donde se ramifican los tallos.

Caída de las hojas

Muchas especies de Ficus pierden sus hojas. La especia benajmina es particularmente susceptible a este problema. Esto a menudo sucede cuando el árbol sufre cambios de temperatura y de luz. Generalmente sucede cuando los que se encontraban en el exterior durante el verano, se mueven al interior durante el otoño. Si ajustas los niveles de riego y de luz, solucionarás muchos casos de pérdida de follaje, Muchos árboles se adaptan por su cuenta al nuevo lugar, en cuatro o seis semanas, y entonces cesará la caída de sus hojas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles