Cómo cultivar albahaca a partir de brotes

Escrito por ehow contributor | Traducido por adriana de marco
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cultivar albahaca a partir de brotes
Cultivar albahaca a partir de brotes es fácil. (albahaca image by Ramon Grosso from Fotolia.com)

La mayoría de la gente cultiva a la albahaca plantando semillas o por transplantes, pero una forma fácil de hacer más plantas para compartir con amigos (o para usar en tu propio jardín) es tomar brotes de las que ya tienes. No necesitarás hormonas sintéticas para las raíces o un equipo especial, porque los suculentos tallos tiran raíces muy fácilmente cuando los pones en agua. Aquí tienes cómo hacerlo.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un cuchillo filoso como un X-acto o una navaja de afeitar
  • Un pequeño frasco
  • Agua

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Usa una hoja filosa para sacar un tallo de albahaca de 4 pulgadas (10 cm). Elige un tallo que todavía no haya dado flores. Corta el tallo justo abajo del nódulo de la hoja, el punto en el que la hoja se une al tallo.

  2. 2

    Llena un frasco de vidrio limpio, como el de una mermelada, con agua y colócalo en el marco de una ventana para que le dé luz brillante (no calor). Usa un frasco de vidrio para poder controlar el crecimiento de las raíces.

  3. 3

    Quita las hojas de las últimas 2 pulgadas (5 cm). Ponlo en agua. Cambia el agua cada 2 días hasta que se formen las raíces (2 a 4 semanas).

  4. 4

    Transplanta la albahaca a un recipiente cuando el crecimiento de la raíces tenga alguna pulgadas. Para transplantar, llena un recipiente que tenga por lo menos 6 pulgadas (15 cm) de ancho y de profundidad con tierra y riega. Entonces, suavemente saca la albahaca del frasco con agua y plántala en el centro del recipiente con tierra. Riega y ponlo en un lugar en el que tenga por lo menos 6 horas de sol directo cada día.

Consejos y advertencias

  • Si no tienes plantas de albahaca, también puedes tratar de usar esta técnica con las que compras en una verdulería. Trata de comprar el ramo que te parezca más fresco. Con una hoja filosa corta una pulgada más o menos del tallo (haz el corte justo debajo de un nódulo) y ponlo en agua lo más rápido posible.
  • No pellizques los cortes o uses tijeras para quitar el trozo de tallo. Esto hace que el tejido de la planta se aplaste, haciéndola más vulnerable a las enfermedades.

No dejes de ver

Recursos

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles