Cómo cultivar perales

Escrito por melinda l. secor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Mientras que pocas cosas son tan satisfactorias como cultivar fruta fresca para tu propia mesa, cultivar árboles frutales puede ser una tarea desalentadora, especialmente para los jardineros novatos. Sin embargo, los perales son bastante fáciles de cultivar ya que requieren menos cuidado que muchos otros árboles frutales. Por supuesto que la fruta dulce y llena de sabor de los perales les hace que sean también una opción popular entre los jardineros con experiencia y, si se recogen verdes y se guardan en un lugar fresco y oscuro, las peras frescas pueden durar durante meses en conservación. Los perales están disponibles en multitud de variedades y pueden cultivarse en una amplia variedad de tipos de tierra y de climas, así que las posibilidades son que dondequiera que vivas, hay perales que prosperarán en tu jardín.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Cultivar perales a partir de la semilla es relativamente fácil de hacer, pero requiere mucha paciencia. Un peral plantado a partir de una semilla puede tardar en cualquier sitio entre 8 y 15 años para que comience a producir fruta, dependiendo de la variedad que hayas elegido. Además, los perales plantados de la semilla raramente producen exactamente la misma variedad de fruta que la planta padre. Sin embargo, mientras puede ser una apuesta, muchos jardineros logran cultivar perales a partir de la semilla y que produzcan fruta muy agradable.

  2. 2

    Se necesita un período de letargo frío para que la germinación de las semillas de peras tenga éxito, este período suele llamarse estratificación fría. Puedes hacerlo enrollando las semillas en una toalla de papel húmeda, colocarlas dentro de un envase de vidrio o de una bolsa de plástico y refrigerarlas entre sesenta y noventa días. Después de que hayas hecho esto, puedes plantar las semillas de pera en una maceta a la luz y bien drenada y mantenerla húmeda pero no empapada hasta que aparezcan semillas de peral pequeñas.

  3. 3

    Para obtener unos resultados más rápidos, puedes comprar árboles jóvenes en un centro de jardinería, que pueden reducir el tiempo de espera de tus perales a la hora de producir fruta significativamente, cortándolos pequeños de dos a cuatro años. Asegúrate de escoger perales jóvenes que tengan entre 2 y 4 pies de altura, con hojas verdes sanas y troncos robustos y firmes. Deberás plantar más de un árbol para producir fruta, ya que las peras se producen a través de la polinización.

  4. 4

    La plantación es mejor cuando los perales estén aletargados, durante el comienzo de la primavera o incluso al final del invierno en los lugares con climas más cálidos. Escoge una zona en las que tus perales reciban mucha luz del sol. El sol de la mañana es particularmente importante, ya que asegura que el rocío se seque lo suficientemente rápido como para evitar hongos y enfermedades. El mejor entorno para los perales es una tierra bien drenada y arenosa y añadir material orgánico, como es el abono compuesto cuando los plantes ya que puede ayudar a que tus árboles tengan un buen comienzo. Cavar agujeros adecuados y profundos para tus perales te ayudará a asegurar que tengan un buen crecimiento de la raíz, ya que la tierra suelta facilita que se extiendan sus raíces. Riega las raíces durante al menos treinta minutos antes de plantarlos. Coloca los perales en los agujeros, luego trabaja la tierra alrededor de las raíces teniendo cuidado de eliminar cualquier bolsa de aire, hasta que el agujero esté lleno y no exista una depresión alrededor de los troncos del árbol.

  5. 5

    Los perales recién plantados deben estar cercados con estacas para evitar que los vientos fuertes los derriben antes de que sus raíces lleguen a ser lo suficientemente fuertes como para sujetarlos. Es importante que elimines las hierbas malas alrededor de los árboles jóvenes, evitando que sufran los efectos de la competición de raíces. Colocar una jaula de alambre alrededor de la base de los frutales recién plantados puede ayudar a evitar que sus hojas tiernas y jóvenes se conviertan en un sabroso manjar para conejos y ciervos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles