Las diferencias y los estereotipos de género

Escrito por leah williams | Traducido por javier enrique rojahelis busto
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Las diferencias y los estereotipos de género
El género de una persona no debe ser un indicador de lo que es. (Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images)

Los niños y niñas pueden ser tan diferentes entre sí como los seres de planetas diferentes, pero la sociedad todavía tiene una tendencia a encasillar ciertas cosas basadas en la diferencia y los estereotipos de género. Desde las asignaturas y las carreras hasta los juguetes que se les dan a los niños pequeños, estos conceptos erróneos pueden constituir un impedimento en el crecimiento y en la ambición personal de una persona.

Otras personas están leyendo

Diferencias

A veces, la gente mira a las demás personas y predetermina sus acciones basadas en el género. Muchas de estas suposiciones tienen su efecto en el deporte. Por ejemplo, de un chico alto se puede presumir que es un buen jugador de baloncesto o que una niña no es apta físicamente para un partido de fútbol. Sin embargo, estas suposiciones a menudo no son correctas. Una investigación del Departamento de Educación de EE.UU. sugiere que el sexo es un fallido predictor de las habilidades verbales y el intelecto de una persona o incluso del rendimiento atlético.

Las niñas y la matemática

Un estereotipo común es que las mujeres y las niñas no son capaces de calcular problemas de matemática de la misma manera que sus homólogos masculinos. Si se perpetúa esta idea, como consecuencia las estudiantes de secundaria serán menos proclives a seguir carreras relacionadas con la matemática en la universidad y, por lo tanto, las mujeres no van a estar bien representadas en las carreras de ingeniería y ciencias físicas. Una manera de disuadir este estereotipo es desafiar a otros que creen en este mito y producir ejemplos de mujeres y niñas que tienen éxito en matemática y ciencias.

Los niños y la emoción

Muchas personas tienen la idea generalizada de que los niños deben abstenerse de mostrar cualquier emoción. Los atletas especialmente tienen que probar que son lo suficientemente resistentes demostrando su poder y fuerza. Siendo "masculino" se gana el respeto de los otros hombres y la adoración de las mujeres. Llorar, en cambio, desalienta y es visto como un signo de debilidad. Si continúa, entonces, con esta mentalidad el hombre no podrá aprender a lidiar con las emociones tristes, ya que va a sentir la necesidad de actuar "masculinamente" y reprimirá esos sentimientos en su interior.

Conductas aprendidas

Muchas de estas diferencias y estereotipos son enseñados y estimulados a una edad temprana. A muchas niñas se dan muñecas de bebé, kit de maquillaje y equipos de cocina de juguete para que estén listas para la paternidad y otros aspectos de la vida doméstica, mientras que algunos niños juegan son soldados, equipos deportivos y armas. Según LiveScience.com, los niños también pueden aprender los estereotipos de género en el hogar. En un estudio realizado por Penn State, los padres y madres interactúan de manera diferente con los hijos. Los padres dan instrucciones más asertivas, mientras que las madres tienden a ser más complacientes. Los investigadores dicen que este descubrimiento podría ayudar a incubar presupuestos tempranos en el desarrollo de los hijos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles