Cómo elaborar cerveza pálida tipo pilsen

Escrito por nikki dodd | Traducido por pilar celano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo elaborar cerveza pálida tipo pilsen
La cerveza tipo pilsen es una buena alternativa para comenzar. (Hop image by Mykola Velychko from Fotolia.com)

Elaborar cerveza es un arte similar a la cocina. Hay una curva de aprendizaje constante, y las sorpresas son permanentes. Si bien la fórmula básica es similar en todos los casos, hay muchas variantes de utensilios, ingredientes y recetas disponibles. Es importante familiarizarse y estar lo suficientemente cómodo con el mundo de la elaboración de cerveza, a fin de aprender qué funciona mejor para ti. El objetivo es lograr un producto terminado que sepa bien, dentro de los confines y las restricciones de tu hogar y presupuesto. La cerveza tipo pilsen es una buena opción para comenzar, dado que es congruente con la cerveza promedio que los bebedores prefieren y es relativamente fácil de preparar.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Utensilios:
  • Olla para hervir
  • Termómetro
  • Bolsa de granos
  • Cuchara para revolver
  • Enfriador de serpentín
  • Reloj
  • Embudo
  • dos garrafones
  • Tubos de sifón y trasvasador
  • Cubeta grande
  • Botellas de cerveza
  • Tapas y tapador
  • Ingredientes:
  • 6 libras (2,7 kg) de extracto de malta pálido líquido
  • 1 libra (453,6 gr) de grano carapils Briess
  • 2 onzas de (56,7 gr) lúpulo Pellets Hallertauer
  • Media onza (14,2 gr) de lúpulos Pellets Saaz
  • 1 paquete de levadura, 1007 German Alt
  • Polvo desinfectante en un paso
  • 1 paquete de levadura seca Nottingham
  • Azúcar de maíz

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Crear el serpentín

  1. 1

    Mantén la levadura en el refrigerador antes de utilizarla. Abre el paquete interno 24 horas antes de comenzar.

  2. 2

    Esteriliza todos los utensilios, utilizando polvo desinfectante de un paso. Debes mezclarlo con agua. Debes dejar los utensilios en remojo durante al menos 10 minutos. No es necesario que los enjuagues.

  3. 3

    Mide 5 galones (18,9 l) de agua con un garrafón. Marca la línea antes de vaciarlo. Marca a la altura de seis galones (22,7 l) en el recipiente para contar aquello que se evapora.

  4. 4

    Calienta 4 galones (15,1 l) de agua a 155 grados, utilizando un termómetro. Crea un puré introduciendo los granos en la bolsa e insertando la mezcla en el agua. Ponle una tapa a la olla y deja en remojo durante 30 minutos.

  5. 5

    Aumenta la temperatura a 177 grados y levanta la bolsa del agua. Sostenla sobre el recipiente para dejar que drene el líquido. Añade el extracto de malta en la mezcla (en hervor). Es posible que quieras llenar el recipiente de malta con agua caliente, para facilitar el proceso. Como al menos 1 galón (3,8 l) de agua se evaporará durante el hervor, está bien añadir tanta como sea necesaria. Revuelve de forma constante para evitar que la mezcla de queme. Añade agua hasta alcanzar la marca de 6 galones (22,7 l).

  6. 6

    Trae la mezcla a hervor y añade lúpulos amargos (1 onza [28,3 gr] de los Pellet Hallertauer Pellet). Revuelve de forma regular, para mantener la preparación en hervor intenso. Una vez que lo lograste, puedes fijar con seguridad un reloj y dejar la olla. Luego de 50 minutos, añade los restantes lúpulos Hallertauer, que le dan el sabor. Luego de nueve minutos adicionales, añade los lúpulos Saaz (que le dan el aroma). Un minuto más tarde, extrae la preparación del fuego.

    Fermentación

  1. 1

    Enfría la mezcla añadiendo el enfriador de serpentín. Conéctalo a una fuente de agua y ajusta las abrazaderas. Drena el agua en una cubeta. Baja la temperatura hasta alcanzar 80 grados, lo cual llevará entre 15 minutos y una hora.

  2. 2

    Quita el enfriador y lleva la mezcla a la zona predesignada de fermentación. A menudo, se trata de un lugar fresco y oscuro, como una bodega o un armario.

  3. 3

    Airea la preparación revolviendo y transfiriéndola a un garrafón utilizando un embudo o sifón. Añade agua fría para llegar a la marca de 5 galones (18,9 l).

  4. 4

    Vierte la levadura en el garrafón y tápalo utilizando un tapón de vacío. Enfría el producto a 65 grados en una bañera de hielo. Deja que fermente por un tiempo promedio de dos semanas. El tiempo varía, dado que todas las mezclas son diferentes, según el clima y otros elementos determinantes. Sabrás que está lista para la segunda fermentación cuando el agua en el tapón deje de burbujear.

  5. 5

    Pasa la cerveza para una segunda fermentación, a menudo a un garrafón o barril, utilizando un sifón y un tubo trasvasador. Desinfecta siempre los utensilios antes de utilizarlos. Deja que la mezcla se asiente durante otras tres semanas.

    Embotellamiento

  1. 1

    Embotella la cerveza con un sifón desde el segundo recipiente de fermentación a botellas de cerveza estándar desinfectadas.

  2. 2

    Tapa las botellas utilizando un tapador.

  3. 3

    Espera entre 40 y 60 días antes de probar el producto terminado. El pico de fermentación es a gusto personal; por eso, prueba una botella a los 40 días. Si tiene un sabor fuerte y buena carbonización, está lista para beber. De lo contrario, espera otros 20 días.

Consejos y advertencias

  • Mantén un diario de fabricación de cada receta e intento. Esto no solo te dará la posibilidad de registrar graduaciones alcohólicas y tiempo de fermentación, sino que también una licencia para experimentos. Cuando estés listo para comenzar a crear tus propias recetas o técnicas, anota lo que hiciste diferente en cada caso.
  • Dependiendo de dónde vivas, las temperaturas de fermentación pueden ser difíciles de regular. Algunos provenientes de climas cálidos compran refrigeradores especiales. Sin embargo, la mayoría de las personas improvisa. Para combatir el calor, mantén la preparación en estado de fermentación e una bañera con agua y añade hielo dos veces al día. En temperaturas frías o para regular los grados, envuélvela con una manta.
  • Durante el proceso inicial de preparación, es posible que hierva de más. Para resolver este problema, mezcla hasta que logres el punto justo. Si el hervor se te va fura de control, ten listo un vaso de agua fría para añadir a la mezcla de a poco.
  • La parte más importante del proceso es la de la desinfección. Una partícula microscópica contaminada puede arruinar una tanda entera de cinco galones (18,9 l). Asegúrate de que cada elemento y botella pase por una solución desinfectante durante al menos 10 minutos antes de utilizarlo. Si los utensilios tocan una superficie no desinfectada, debes volver a desinfectarlos. Asimismo, asegúrate de mantenerte lejos de los productos que contengan lavandina (cloro); las mejores soluciones desinfectante son a base de yodo o alcohol.
  • El oxígeno también puede mantener y destruir una tanda. Es importante aprender cómo controlarlo. Lo ideal es airear la preparación tanto como sea posible antes de añadir la levadura. Luego de ello, dale tiempo para que se expanda y se vuelva a airear. Sin embargo, una vez que pusiste el tapón, cualquier intromisión de oxígeno puede matar la levadura, imposibilitando la carbonización.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles