Cómo entrenar a un caballo que nunca fue entrenado

Escrito por michael bevilacqua | Traducido por leandro violini rebollo
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo entrenar a un caballo que nunca fue entrenado
Los caballos son criaturas curiosas que responden a la bondad y a la paciencia. (Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images)

El peso y la fuerza de un caballo inexperto pueden ser peligrosos, sobre todo si él tiene miedo de los humanos. Sin embargo, los caballos también son curiosos y responden a la amabilidad y paciencia, de modo que puedes entrenar a un animal adulto, que nunca fue adiestrado. Un caballo entrenado debe aceptar un cabestro, seguir una rienda y entender las órdenes básicas para caminar, detenerse y quedarse quieto, y más tarde, aceptar una silla de montar y un jinete. Comienza y termina con suave persuasión cuando empiezas a trabajar con un caballo inexperto, y muy pronto lo tendrás entrenado.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Guantes de cuero
  • Cabestro
  • Riendas
  • Brida
  • Montura
  • Silla con cincha
  • Alimento dulce

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Amabilidad con tu caballo

  1. 1

    Sé amigo de tu caballo. En un potrero grande, invítalo a que se te acerque agachándote y fingiendo inspeccionar el terreno, despertarás su curiosidad. Recompénsalo con alimentos dulces. Sé paciente y gánate su confianza, permitiéndole la elección y la libertad de venir hacia ti.

  2. 2

    Comienza a construir una relación positiva entre el caballo y tú con caricias suaves. Sostén la parte de atrás o la palma de tu mano hacia la nariz del caballo para permitirle que te inspeccione. Poco a poco ponte de pie y retrocede dos pasos del caballo y lo invitas a que te siga una y otra vez. Suavemente acaricia la base de su cuello junto al hombro, y desliza tu mano hacia la línea superior del cuello, justo antes de que finalice su melena. Rasca al caballo en esta zona, como si aliviaras una picazón.

  3. 3

    Expande el área del contacto físico, ya sea con las manos o con un cepillo suave. Vuelve a la zona donde el caballo se encuentra cómodo si se pone nervioso. Continúa este ejercicio hasta que el caballo pueda ser fácilmente tocado por todas partes.

    Cómo entrenar a un caballo que nunca fue entrenado
    Construye una relación positiva con tu caballo tocándolo y con el aseo. (Jupiterimages/BananaStock/Getty Images)

    Límites con el cabestro

  1. 1

    Presenta a tu caballo la soga una vez que se acostumbre a ti y a tu tacto. Colócala con cuidado sobre su cabeza mientras le hablas con dulzura. Ajusta la longitud de la soga para que la banda de la nariz quede en el medio entre la punta de la nariz del caballo y los ojos, así puedes deslizar un dedo entre cualquier parte del cabestro y el caballo.

    Cómo entrenar a un caballo que nunca fue entrenado
    Asegúrate de que el cabestro quede bien fijo. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)
  2. 2

    Párate sobre la izquierda del caballo y conecta las riendas al anillo en el cabestro bajo la mandíbula del caballo. Mantén la rienda con ambas manos y deja por lo menos un pie (30.48 cm) entre tu mano derecha y el anillo de la soga.

  3. 3

    Tira de la rienda hacia ti para hacer contacto con el caballo y hazle mover la cabeza a la izquierda, hacia ti. Da un paso atrás y tira de la rienda hacia ti de nuevo y pídele al caballo a dar un paso al costado hacia donde tú te encuentras. Repite todo en el lado derecho. Atrae al animal con alimentos dulces para facilitar el movimiento y para recompensarlo.

  4. 4

    Párate en paralelo al caballo al lado de su cabeza, mira dónde quieres ir, di "camina" y da un paso adelante mientras que suavemente lo tomas de la rienda. Mantén contacto con la rienda hasta que ésta se afloje porque el caballo se ha movido hacia adelante. Sigue caminando, manteniendo la rienda ligeramente floja. Elige un destino desde el punto A al punto B, ya sea en un campo o un corral.

    Cómo entrenar a un caballo que nunca fue entrenado
    Entrena a tu caballo bajo la dirección de una rienda. (Thinkstock/Comstock/Getty Images)
  5. 5

    Deja de caminar manteniendo un firme control sobre la rienda y di: "Wow". Libera la tensión de la rienda inmediatamente si el caballo se detiene.

    Colocación de montura y brida

  1. 1

    Coloca la silla de montar al caballo, ubicándote donde el animal te pueda ver.

  2. 2

    Dobla una manta delgada y ligera de silla de montar de tres o cuatro veces en un cuadrado pequeño y muéstraselo, entonces frótalo desde el cuello hacia la espalda con la manta doblada usándolo como si fuera un cepillo. Despliega la manta poco a poco, sin dejar de frotar al caballo con él, hasta que esté completamente abierta, y luego cubre con la manta su espalda. Deténte en cualquier punto en el que se ponga demasiado nervioso para cooperar.

  3. 3

    Prepárate para ensillar al caballo. Levanta la montura, de pie justo detrás del hombro del caballo, mirando hacia atrás. Coloca con cuidado la silla sobre el dorso del caballo. Quítalo, haz algún elogio, inténtalo de nuevo y repite todo hasta que el caballo no reaccione.

  4. 4

    Ensilla. Libera un estribo para que pueda hacer contacto con el caballo. Desliza el estribo junto al caballo y golpea suavemente para permitir que el caballo se acostumbre a las sensaciones de contacto y movimiento. Aplica la misma técnica para la cincha, hasta que finalmente esté bajo su vientre. Cuando el caballo esté relajado y cuando tu silla ya esté colocada, haz caminar y trotar al caballo a mano con la silla de montar completamente colocada.

    Cómo entrenar a un caballo que nunca fue entrenado
    Un caballo entrenado aceptará la silla de montar. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)
  5. 5

    Monta una brida en el caballo y adjunta las líneas largas, una a cada lado de la brida. De pie a su lado, haz que el caballo camine. Crea una distancia entre tú y el caballo liberando lentamente las líneas de acuerdo a sus avances. Mantén el paso del caballo y guíalo a través de las líneas a distancia detrás de él.

  1. 1

    Coloca la mano en el estribo y aplica una ligera presión hacia abajo. Camina junto al caballo con tu brazo sobre el asiento de silla de montar y aplica presión al apoyarse en la silla mientras que veas que él no está nervioso. Si esto ocurre, elimina la presión y mueve más lentamente.

  2. 2

    De pie en el lado izquierdo del caballo, mantén las riendas en tu mano izquierda mientras sujetas la base de la crin del caballo, coloca el pie izquierdo en el estribo. Sostén la parte delantera de la silla con tu mano derecha y monta parcialmente, inclinándote sobre la silla de montar.

  3. 3

    Levanta la parte superior del cuerpo mientras mantienes una ligera inclinación a través del caballo y pasa tu pierna derecha sobre el caballo. Suavemente siéntate en la silla de montar. Pídele a tu caballo que camine de los puntos A hacia B ya practicados.

    Cómo entrenar a un caballo que nunca fue entrenado
    Un caballo bien entrenado es un placer. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Consejos y advertencias

  • Siempre usa guantes cuando trabajes con la mano para evitar quemaduras de la cuerda.
  • No mantengas una presión constante sobre las riendas; tensa y afloja suavemente y repite flexionando ligeramente la muñeca.
  • Gira el caballo en un círculo si empieza a moverse demasiado rápido.
  • Libera toda la presión, y luego elogia a tu caballo, cuando él hace lo que tú quieres.
  • Presta atención a los estados de ánimo del caballo y deja de entrenar si está asustado, cansado o dolorido.
  • Te debes Mantener a la cabeza de tu caballo, el cuello, no más allá de los hombros. Si el caballo tira demasiado lejos mientras lo estás conduciendo, no serás capaz de detenerlo y puedes terminar en su parte final, donde se corre el riesgo de ser expulsado.
  • Mantén mejilla con mejilla. Frente al caballo mientras estás demasiado cerca puedes tener una fractura en la nariz si él voltea la cabeza y te golpea.
  • Evita tropezar o que el caballo pise las riendas para evitar que te arrastre.
  • Si el caballo sacude su cabeza mucho tiempo mientras están caminando de la mano o en la silla de montar puede indicar problemas en los dientes o espalda. Asegúrate de que no haya problemas físicos que provoquen este tipo de reacciones.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles