Cómo freír espárragos

Escrito por sean butner Google | Traducido por valeria garcia
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo freír espárragos
El espárrago es una hortaliza popular y versátil. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Un miembro de la familia de las liliáceas, el espárrago es una hortaliza popular que es rica en vitaminas y minerales esenciales. Aunque se puede comer crudo, la mayoría de la gente prefiere los espárragos cocidos. La preparación más común para los tallos consiste en hervirlos o cocinarlos al vapor hasta que estén suaves. Freír los espárragos permite traer más entusiasmo a este nutritivo alimento básico y agregarle sabor. Considera los espárragos fritos para comedores quisquillosos que todavía están desarrollando un gusto por las verduras.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • 1/2 taza de almidón de maíz
  • 3/4 taza de harina
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta blanca y negra
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 2 claras de huevo
  • 2/3 de taza de cerveza
  • Aceite de maní

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Preparación

  1. 1

    Compra un racimo de tallo. Busca los que sean firmes, rectos y uniformes de tamaño con puntas sin abrir. Selecciona los que sean más gruesos para obtener resultados más suaves. Lava los espárragos antes de comerlos.

  2. 2

    Decide cómo deseas freír tus espárragos. Los tallos se empanizan y se fríen profundamente para una botana o se saltean para que sirvan como guarnición para complementar una cena.

  3. 3

    Prepara los espárragos para freír. Corta la parte inferior de cada tallo aproximadamente 1/2 pulgadas (1,27 centímetros). Enjuágalos nuevamente en agua fría.

    Fritos

  1. 1

    Mezcla una simple pasta de 1/2 taza de almidón de maíz, 3/4 taza de harina, 1 cucharadita de sal, 1/2 cucharadita de pimienta negra y blanca, 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio, 1 cucharadita de mezcla de polvo de hornear, 2 claras de huevo y 2/3 de taza de cerveza hasta que estén bien incorporados.

  2. 2

    Calienta por lo menos 2 pulgadas (5 centímetros) de aceite de maní (o cualquier otro aceite de tu elección con un alto punto de humo) a aproximadamente 450 grados Fahrenheit (232 grados Celsius). Observa cuidadosamente la temperatura porque muchos aceites de fritura comienzan a descomponerse por encima de este nivel de calor. Baja la temperatura si el aceite comienza a humear. Sumerge los tallos en la mezcla individualmente. Fríe cada uno hasta que se doren.

  3. 3

    Coloca los tallos fritos sobre una toalla de papel hasta que se hayan frito todos. Coloca los tallos en un plato y decora con queso parmesano rallado o triturado.

    Salteados

  1. 1

    Calienta la mantequilla o aceite de oliva en un recipiente poco profundo. Deja caer una guarnición de tu elección, tal como ralladura de naranja o dientes de ajo picado, en la bandeja mientras el aceite todavía está a temperatura ambiente. El aceite de oliva comienza a diluirse a aproximadamente 320 grados Fahrenheit (160 grados Celsius) y la mantequilla se empieza a derretir alrededor de la misma temperatura. Supervisa la bandeja con cuidado para evitar que el aceite empiece a humear. Baja la temperatura si el aceite comienza a hacerlo.

  2. 2

    Fríe los espárragos en la bandeja cuando se caliente. Llena la bandeja con suficientes tallos para cubrir el fondo, pero asegúrate de que cada tallo toque la bandeja. Mezcla los espárragos con un tenedor o espátula hasta que estén suaves.

  3. 3

    Drena los tallos fritos sobre una toalla de papel antes de transferirlos a los platos. Añade algo de guarnición complementaria para presentación después de colocarlos en el plato.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles