DESCUBRIR
×

Cómo congelar calabacines crudos

Actualizado 17 abril, 2017

A medida en que avanza el otoño y la estación de la cosecha, muchos granjeros que cultivan calabacines experimentan la abundancia, y en ocasiones una profusión, de esta popular y prolífica hortaliza. Puedes utilizar los calabacines para una infinidad de recetas más adelante por lo que es aconsejable que los congeles para aprovecharlos en otra estación.

Instrucciones

Puedes usar los calabacines más adelante. (Martin Poole/Photodisc/Getty Images)
  1. Escoge los calabacines. Los que son jóvenes y tiernos son ideales para congelarlos.

  2. Lava los calabacines. Asegúrate que estén libres de pesticidas, fertilizantes y parásitos.

  3. Corta los calabacines del tamaño deseado, en tiras o rodajas. También puedes rallarlos o cortarlos en cubos.

  4. Blanquéalos. Si bien es posible congelar los calabacines sin someterlos al proceso de blanqueo, esto no es recomendable. Cuando los escaldas, ya sea al vapor o con agua caliente, matas los microbios y las enzimas que descomponen a las hortalizas. Por regla general, todos los vegetales deben ser blanqueados antes de congelarse.

  5. Escurre y seca los calabacines. Enfríalos bajo el agua corriente o deja que alcancen la temperatura ambiente antes de congelarlos.

  6. Coloca los calabacines en un recipiente para congelador.

  7. Cierra herméticamente el recipiente y ponlo en el congelador.

Consejos

  • Cuando escojas calabacines para la conservación, toma los que tengan la calidad que quieres conservar. Congela vegetales verdes o bien maduros, para obtener cualquiera de los dos tipos de sabor cuando los descongeles.
  • Es sumamente importante el hecho de blanquear los calabacines. Si no lo haces antes de congelarlos, estos pueden estropearse y quedar inutilizables.
  • El tiempo de blanqueado de los calabacines puede ser de hasta tres minutos para los que están cortados, dependiendo del grosor de los trozos. Espeta a que se vuelvan transparentes, pero no cocidos.
  • Utiliza recipientes o bolsas de plástico hechos especialmente para el congelador. Otros tipos de recipientes permiten el ingreso del aire y de la humedad, lo que puede producir quemaduras de congelación.
  • No llenes en exceso los recipientes. Los calabacines se expandirán cuando se congelen, de modo debes dejar un pequeño espacio dentro del recipiente o bolsa antes de colocarlos en el congelador.
  • Si sabes en qué receta usarás los calabacines, puedes condimentarlos antes de congelarlos. Añade tus especias a los calabacines después de blanquearlos.
  • Etiqueta la bolsa o contenedor con la fecha de congelado. De este modo, sabrás cuál de tus calabacines debes utilizar primero.

Necesitarás

  • Un cuchillo
  • Unos recipientes para el congelador
  • Una hornilla
  • Una olla
  • Agua