DESCUBRIR
×
Loading ...

Cómo germinar semillas en una taza de agua

Actualizado 21 febrero, 2017

Para crecer correctamente, las semillas necesitan oxígeno y agua. No requieren iluminación hasta después de la germinación. Las semillas remojadas en agua antes de la siembra promueven el proceso de germinación. Si bien las semillas no tendrán brotes visibles luego de una noche en remojo, correrán con ventaja una vez sembradas. Las semillas grandes o gruesas, como las de guisantes o cereales, responden muy bien al remojo, mientras que las más pequeñas, como las de la lechuga, suelen no necesitar este proceso.

Instrucciones

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
  1. Llena un recipiente con 1 taza de agua fría.

    Loading ...
  2. Vierte las semillas dentro del recipiente. Deja en remojo durante toda la noche anterior a la siembra.

  3. Cuela las semillas en un colador de malla fina.

  4. Cava un surco para las semillas, según las indicaciones de siembra del paquete. Por ejemplo, los guisantes se deben sembrar con una separación de 1 a 2 pulgadas (2,5 a 5 cm) y a 4 pulgadas (10 cm) de profundidad. Debido a que la profundidad de siembra varía según las semillas, respetar las indicaciones es clave para el éxito.

  5. Cubre las semillas remojadas con tierra para completar la siembra. Riega hasta humedecer el suelo.

  6. Mantén la tierra húmeda hasta que las semillas germinen por completo y comiencen a crecer.

Loading ...

Consejos

  • Prepara la tierra antes de la siembra al cavar el suelo a una profundidad de 12 pulgadas (30 cm), desmenuzar los terrones y añadir compost o abono para enriquecer el suelo.

Necesitarás

  • Un recipiente
  • Semillas
  • Una pala de jardín
Loading ...